Ana Botín, presidenta de Santander, junto al consejero delegado, José Antonio Álvarez
Ana Botín, presidenta de Santander, junto al consejero delegado, José Antonio Álvarez

Santander sube su previsión de rentabilidad y reafirma el resto de objetivos de 2018

Ningún inversor o analista pregunta a Botín o Álvarez por Cataluña

Popular recupera ya 10.000 millones de euros en depósitos, cerca de un 50% de lo perdido entre enero a junio

Pocos cambios en los objetivos de Banco Santander. El grupo que preside Ana Botín ha decidido aumentar ligeramente su objetivo de retorno sobre capital tangible (ROTE) –su rentabilidad–, para 2018. La mejora de las perspectivas económicas en algunos de los principales mercados de Santander, como es el caso de Reino Unido debido al menor impacto del brexit, ha permitido incrementar del 11% al 11,5% su ROTE esperado para 2018. 

Esta rentabilidad, sin embargo, es aún inferior a la que preveía el grupo en sus objetivos un año antes, que situaba su ROTE en el 13%, pero que fue rebajada como consecuencia del impacto en sus resultados de la salida de Reino Unido de la UE.

El retorno esperado en Santander UK, la segunda filial del grupo por resultados y negocio, para el próximo ejercicio ha mejorado hasta situarlo entre el 9% y el 10%, frente al 8% y el 10% anunciado en sus previsiones del año pasado. En España, la firma que preside Botín prevé alcanzar una rentabilidad del 13% en 2020, tras recortarlo el ejercicio precedente desde el 14%. En este objetivo de rentabilidad no se incluye la aportación de Banco Popular, adquirido el 7 de junio. En Portugal espera alcanzar una rentabilidad del 20%.

Santander comunicó este cambio de objetivo en una reunión con analistas e inversores de Banco Santander (Group Strategy Update) en la Bolsa de Nueva York celebrado ayer, el mismo día en el que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, podría declarar la independencia unilateral de Cataluña (la declaró y la suspendió). Pese a ello, ningún inversor preguntó por la situación catalana y su efecto en la economía española o en los objetivos del banco.

El acto, al que asistieron casi 200 analistas e inversores, se celebra por primera vez en Nueva York, ya que Estados Unidos es uno de los mercados que quiere potenciar en los próximos años.
En esta reunión, Ana Botín explicó que Popular ha recuperado ya unos 10.000 millones de euros en depósitos desde su compra hace cuatro meses. Esta cifra representa casi la mitad de los perdidos por el banco intervenido entre diciembre del año pasado y el día en el que el gigante bancario lo adquirió. Este aumento de los depósitos de Popular equivalen a un incremento del 19%, según la documentación remitida a la CNMV.

El consejero delegado, José Antonio Álvarez ya explicó en la presentación de los resultados semestrales de Santander, celebrada a finales de julio, que Popular había perdido unos 20.000 millones de euros en depósitos en sus últimos siete meses como banco independiente, de los que entre el 7 de junio hasta el termino de julio se habían recuperado ya unos 6.500 millones de euros.

Botín resaltó ante los analistas que en solo 60 días Santander ha logrado sus tres objetivos clave en Popular: incrementar el capital en 7.000 millones de euros, reducir en 30.000 millones la exposición inmobiliaria y sumar 10.000 millones en depósitos.

En la presentación sobre España detalla, además, que el bono de fidelización diseñado por Santander para compensar a los antiguos accionistas minoritarios de Popular a cambio de su renuncia a emprender acciones legales alcanzó un volumen de adhesión del 50% en las dos primeras semanas del plazo de aceptación, que concluirá el 7 de diciembre.

Santander también explicó que durante los últimos 12 meses su acción había evolucionado mejor que el mercado, con una subida del 54,3% en el periodo, frente al aumento del 35,8% del índice Stoxx Banks.

En julio de este año, el banco anunció un aumento del 24% de su beneficio atribuido en el primer semestre del año gracias en parte al fuerte crecimiento en Latinoamérica, mejoras importantes en España y “la sólida evolución en Reino Unido”, explica en un comunicado.

Ana Botín declaró en el acto que en los “últimos 12 meses hemos avanzado mucho en la vinculación de clientes y en mejorar la calidad del negocio. Seguimos viendo crecimiento fuerte en Latinoamérica y tendencias positivas tanto en Europa como en Estados Unidos. En Reino Unido, aunque el crecimiento del PIB se ha ralentizado, la evolución es mejor de lo que preveíamos. Como resultado, hemos aumentado nuestro objetivo de rentabilidad para 2018”.

Durante la reunión con analistas e inversores, Santander reafirmó el resto de sus objetivos, entre ellos el de incrementar el beneficio por acción en dos dígitos en 2018 y el de aumentar este año y el que viene tanto el dividendo total y en efectivo por acción como el valor neto tangible por acción.

El pay out (parte del beneficio destinado a remunerar al accionista) se encuentra entre el 30% y el 40%. Durante eeste ejercicio abonará un dividendo de 0,22 euros dividido en tres pagos en efectivo y uno opcional entre metálico o en efectivo.

Una fría acogida en Bolsa

La Bolsa decidió no premiar el objetivo de subir medio punto porcentual la rentabilidad del grupo Santander. Su acción bajó un 2,92%, para cerrar a 5,61 euros por título. Ha sido el segundo valor más bajista del Ibex 35. Algunos analistas esperaban algunos avances más positivos en las proyecciones del banco.

El número dos de Santander reiteró que la estrategia de Santander “está funcionando y seguimos cumpliendo con los compromisos que tenemos con nuestros accionistas. Estamos aumentando el número de clientes vinculados y avanzando en la transformación digital sin dejar de ser uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo”.

Santander mantiene su objetivo de subir su base de clientes vinculados a 18,6 millones en 2018. A junio tenía 16,3 millones y el reto es cerrar el año con 17 millones.

El grupo espera cumplir su objetivo de cerrar el año con un ratio de CET1 fully loaded (adelantando los futuros requerimientos de Basilea III), del 11%, por encima del 10,72% del cierre de la primera mitad del año.

“Estamos aumentando el número de clientes vinculados y avanzando en la transformación digital sin dejar de ser uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo”, declaró Ana Botín.

Normas
Entra en EL PAÍS