El castigo a los bancos catalanes yerra el motivo

Los tipos y la débil rentabilidad son amenazas mayores que la independencia

Incluso en el escenario de la secesión, CaixaBank y Sabadell deberían poder evitar lo peor

El discurso de Felipe VI emitido el martes por televisión, visto en un local de Barcelona.
El discurso de Felipe VI emitido el martes por televisión, visto en un local de Barcelona.

Los bancos catalanes están recibiendo un castigo por la razón equivocada. La perspectiva de la independencia ha afectado a CaixaBanky Sabadell. Un cisma en España podría ser doloroso, pero el riesgo de eso es bajo. Los estancados tipos de interés y la débil rentabilidad son una amenaza mayor.

Las noticias de que el Govern planea declarar la independencia han vuelto comprensiblemente nerviosos a los inversores. CaixaBank ha caído un 7,8% y Sabadell un 9,7% en los últimos cinco días, frente a una caída del 1,7% de los bancos españoles. La región más rica de España representa el 17% y el 15% de sus activos, respectivamente.

La independencia podría ser una mala noticia para ambos bancos. Cataluña podría verse obligada a abandonar España y la UE. Sus ciudadanos podrían retirar fondos, y el BCE recortar la liquidez a los bancos. Una pelea prolongada con España podría conducir a un estancamiento económico, y a un aumento en las pérdidas de préstamos.

Sin embargo, incluso en ese severo escenario, los bancos deberían poder evitar lo peor. Ambos podrían transferir su sede a oficinas de Madrid a un coste relativamente bajo. Los catalanes probablemente pondrían su dinero en prestamistas que ofrecieran depósitos denominados en euros y supervisados por el BCE.

El descenso del mercado ya está descontando muchos daños. La caída de la capitalización de CaixaBank, de 2.000 millones, es igual a 10 veces la contribución de Cataluña a los beneficios netos, suponiendo que se sitúe aproximadamente en la misma proporción que los activos. Una caída de 900 millones para Sabadell equivale a algo más de 8 veces los beneficios de la región.

Puede que también esté en juego la exuberancia inversora. CaixaBank y Sabadell han superado al índice Eurostoxx Banks este año, ya que los inversores apuestan por la recuperación de España y esperan que las ganancias suban a medida que lo hacen los tipos. Eso ha elevado el valor de CaixaBank a 1,2 veces su valor contable tangible, incluso después de la última caída, a pesar de un desalentador 6,5% de retorno sobre el patrimonio tangible en el primer semestre del año.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas