Financiación

Fondos europeos para luchar contra los efectos de la globalización

Automoción y carbón reciben dos millones en ayudas de la CE para su reconversión

La UE destina 150 millones de euros al año para empresas afectadas

Manifestación de mineros en León.
Manifestación de mineros en León.

La globalización económica ha tenido un impacto directo en el tejido productivo de España. Muchos sectores y empresas han desaparecido por el traslado de su actividad a otros países con costes laborales más bajos, otros se han visto obligados a despedir a un gran número de sus trabajadores por la falta de pedidos o por la robotización de los procesos productivos, que han convertido en innecesarios muchos puestos de trabajo.

Los recursos se destinan a políticas activas de empleo como formación o creación de nuevas empresas

Conscientes del impacto que han tenido en muchos de los países miembros, la Comisión Europea constituyó en 2014 un Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, que tendría una dotación máxima de 150 millones de euros anuales hasta 2020. Este fondo se ha utilizado como norma general en una empresa cuando han sido afectados más de 500 trabajadores en una misma compañía o si un número importante de empleados de un mismo sector o de una misma región han sufrido.

Carbón o automoción han sido los dos primeros sectores productivos de España que han recibido ayudas de este fondo. Los fondos para el carbón se han destinado a la región de Castilla y León, que solicitó esta ayuda a raíz del despido de 339 trabajadores en cinco minas diferentes. El proyecto de reconversión, aprobado el pasado mes de julio, cuenta con una financiación de 1,6 millones, de los que un millón procede del fondo comunitario y los restantes 600.000 de otras administraciones. El plan establece medidas concretas de formación, asistencia personalizada para la búsqueda de trabajo, asesoramiento para la elaboración de planes de negocio y la creación de nuevas empresas.

La otra ayuda la ha recibido el sector de automoción en la Comunidad Valenciana, que se vio afectado por el despido de 250 trabajadores de 29 empresas diferentes como consecuencia de la pérdida de cuota de mercado en los últimos diez años. “Estoy segura de que estas nuevas medidas en la automoción, seriamente dañado por los efectos de la globalización en la UE, ayudará a los empleados despedidos a encontrar nuevos trabajos”, apunta la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen. El proyecto de recualificación, iniciado a principios de este año, cuenta con un presupuesto de 1,4 millones de los que las autoridades comunitarias abonan 856.800 euros con distintos objetivos, que van desde la formación de los empleados despedidos para que adquieran nuevas habilidades o la ayuda en la búsqueda de empleo.

Normas