Hacienda tomará el control financiero de Cataluña ante su insurrección económica

El Gobierno central podrá retener fondos hasta ver justificado cada gasto

La Generalitat reforzó la Hacienda catalana y anunció que dejará de informar a Montoro

El Ministerio de Hacienda trasladará este viernes al Consejo de Ministros un paquete de medidas en respuesta al último desplante soberanista de la Generalitat, que este jueves puso en marcha una suerte de insurgencia económica incrementando la autonomía fiscal de la región y la desconexión informativa con el Gobierno central.

En concreto, el Govern anunció este jueves que reforzará la llamada Hacienda catalana, pese a que el Tribunal Constitucional acaba de dejar en suspenso algunas de sus nuevas funciones, y que dejará de dar cuenta de sus gastos al Ministerio de Hacienda. En respuesta, el Gobierno se prepara para tomar el control financiero de Cataluña.

El detonante fue la carta del vicepresidente económico de Cataluña, Oriol Junqueras, comunicando al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que dejará de remitirle los informes semanales sobre los gastos de la Generalitat.

Considera que “suponen un control político que no guarda relación alguna con los objetivos de estabilidad presupuestaria ni con las finalidades de la legislación estatal en esta materia”, recoge Europa Press. El Gobierno implantó esta exigencia de información semanal en julio para evitar que la Generalitat desviase fondos para la organización del referéndum de independencia previsto para el 1 de Octubre, suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional.

Hacienda cuenta para hacer frente a este nuevo desafío con las medidas preventivas, correctivas y coercitivas contempladas en la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Cataluña es una región que está ya sujeta a medidas especiales de control por haber incumplido el objetivo presupuestario –lo que previsiblemente hará de nuevo este año– con lo que dejar de informar de sus gastos al Ministerio da pie a elevar el grado de intervención.

Hacienda tomará el control financiero de Cataluña ante su insurrección económica

El Gobierno, avanzan fuentes conocedoras de la materia, pasará a controlar directamente no solo el dinero que se traspasan a la Generalitat mediante el Fondo de Liquidez Autonómico (que ha facilitado más de 53.000 millones a Cataluña desde 2012) sino también los recursos inyectados a cuenta, provenientes del cobro de tributos.

Hacienda pasará así a controlar directamente los fondos y pagos a los proveedores de la región, y exigiendo justificantes para cada gasto, incluyendo el pago de nóminas a funcionarios, evitando así el posible desvío de fondos públicos para a la celebración del referéndum soberanista.

El Consejo de Ministros estudiará medidas adicionales. A falta de conocerlas, la legislación permite que ante el incumplimiento de sus obligaciones, “las competencias normativas que se atribuyan a las comunidades autónomas en relación con los tributos cedidos pasarán a ser ejercidas por el Estado”. Más allá, Hacienda podrá sancionar a la región imponiendo un depósito en el Banco de España por el 0,2% del PIB catalán.

Reforzando la Hacienda catalana

En paralelo, la Generalitat se prepara para reforzar la llamada Hacienda catalana pese a que el modelo, potenciado en el marco del proceso soberanista impulsado por las fuerzas independentistas de la región, ha sido suspendido en parte por el Tribunal Constitucional.

En concreto, la Agencia Tributaria de Cataluña ha anunciado este jueves que convocará un centenar de nuevas plazas de trabajo en los próximos días para reforzar su plantilla con nuevas incorporaciones que se consumarían, como muy tarde, en el primer trimestre de 2018.

La Hacienda catalana busca contratar a 60 administrativos y 40 técnicos para reforzar el ámbito operativo de la agencia, que según la nueva regulación aprobada tendrá capacidad para gestionar todos los tributos de la región.

La convocatoria de plazas tendrá lugar por tanto en la recta final hacia el referéndum independentista previsto para el 1 de octubre, que el Govern de Cataluña está dispuesto a celebrar pese a la suspensión impuesta por el Constitucional y la orden de la Fiscalía a los distintos cuerpos policiales para perseguir su organización.

El nuevo Código Tributario de Cataluña ha quedado suspendido cautelarmente, sin embargo, después de que el Tribunal Constitucional admitiera a trámite el recurso presentado por el Gobierno.

El propio Ministerio de Hacienda ya advirtió la pasada semana que hay tributos que solo el Estado puede gestionar y que no deben abonarse al organismo regional. El aviso llegó solo unas horas después de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, presentara públicamente la nueva Hacienda catalana.

Varios miembros de su Gobierno replicaron luego que no han hecho un llamamiento a cobrar los impuestos estatales en la Hacienda catalana, pero aducen que la institución será la responsable de gestionar los tributos de la región si logra independizarse de España.

Algunas plataformas empresariales contrarias al proceso soberanista han criticado la nueva Hacienda catalana por la confusión que genera a la hora de tributar, especialmente en el caso de las pequeñas y medianas empresas. 

Normas
Entra en EL PAÍS