Inmobiliario
Juan Antonio Ibáñez, director general de Urbas
Juan Antonio Ibáñez, director general de Urbas

Anticorrupción demanda al equipo directivo de Urbas por estafa societaria

A raíz de la demanda, admitida a trámite por la Audiencia, la CNMV ha suspendido el valor

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido suspender la cotización de las acciones de Urbas Grupo Financiero.

Según un hecho relevante remitido por la sociedad "dicho acuerdo ha sido adoptado tras haberse recibido un escrito del Juzgado Central de Instrucción cuatro de la Audiencia Nacional en el que se informa de que en dicho Juzgado se siguen Diligencias Previas incoadas en virtud de querella de la Fiscalía Anticorrupción contra Juan Antonio Ibáñez Fernández, presidente de la empresa, la propia sociedad Urbas Grupo Financiero y otros, para la investigación de un presunto delito de estafa, delitos relativos al mercado y a los consumidores y delito societario de administración desleal".

Según informa en su página web La Información, el juez Fernando Andreu ha abierto una investigación que mantiene en secreto, a raíz de la admisión a trámite de una querella de la Fiscalía Anticorrupción contra una veintena de directivos de la entidad. Según informa el medio citado, el pasado martes la policía judicial registró sus sedes en Guadalajara y Madrid en busca de pruebas.

La Fiscalía considera que los directivos sobrevaloraron supuestamente algunas de sus fincas y así falsearon el valor de su última ampliación de capital por 307 millones de euros, asegura el medio citado.

Las acciones de Urbas han subido hoy un 6,25% hasta llegar a 0,016 euros, mientras que en el último año se ha incrementado su valor  en un 41,67%. Durante el primer trimestre del año el grupo Urbas logró un beneficio consolidado superior al millón de euros, frente a las pérdidas de 3,8 millones que tuvo en el mismo periodo de 2016, según informó la compañía. 

Además, en marzo pasado Urbas llegó a un acuerdo con la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) para refinanciar su deuda con esta entidad que le permite pagarla en ocho años y, si cumple una serie de condiciones, reducir su cuantía

Normas
Entra en EL PAÍS