banco popular
Logo de Banco Popular.

Popular perdió 12.218 millones en el primer semestre del año

La entidad arrojó los peores resultados de su historia el mes en que fue intervenida

El banco sufrió la retirada de 5.000 millones de depósitos en su último mes

Banco Popular perdió 12.218 millones de euros en el primer semestre del año. La entidad registró en los seis primeros meses de 2017 los peores resultados de su historia coincidiendo con la debacle de la entidad, su intervención por las autoridades europeas y su absorción por parte de Banco Santander por un euro simbólico a comienzos de junio.

Así lo revelan los datos trimestrales del sector financiero español publicados este martes por la Asociación Española de Banca (AEB), que ha obviado realizar comparaciones interanuales de la evolución del sector habida cuenta de "el importe inusualmente elevado de los ajustes y saneamientos realizados" en Popular. 

A cierre del mes de junio, Banco Popular contaba con 52.922 millones de euros en depósitos a la clientela, lo que supone una importante caída desde los 57.647 millones de mayo y un descalabro desde los 68.258 millones con los que arrancó en enero. Perdió 5.000 millones en el último mes y 16.000 desde comienzos de año.

La huída del pasivo del balance de la entidad refleja la desconfianza desatada entre la clientela del banco en los últimos meses. Santander asegura que la situación se ha revertido y que su marca ha devuelto la confianza a los ahorradores. 

Más allá, el fin de Popular está siendo objeto de una intensa actividad judicial, en un cruce de querellas y demandas penales y civiles de los accionistas y bonistas afectados, que reclaman ser compensados por la pérdida de toda su inversión.

Popular ya reconoció el pasado abril que las cuentas del resultado 2016 contenían importantes errores que suponían pérdidas no reconocidas por cientos de millones de euros, pese a lo que la entidad no reformuló sus cuentas.

El enorme agujero en el que acabó desapareciendo el banco, cuantificado hoy, promete alimentar algunas de estas demandas, principalmente las de quienes acudieron a la ampliación de capital de 2.500 millones de junio de 2016, que vienen sosteniendo que el banco no ofreció una imagen fiel de su salud al lanzar la operación. Banco Santander ya ha anunciado una propuesta de compensación para los accionistas que secundaron dicha ampliación de capital.

Por otra parte, la entidad que preside Ana Botín ya anunció además que las pérdidas semestrales de Popular rondarían los 12.000 millones. De hecho, Santander no tardó en poner en marcha un plan de saneamiento exprés del banco elevando con fuerza las dotaciones para su lastre de ladrillo y vendiendo buena parte de este de forma acelerada traspasando la mitad al fondo Blackstone.  

Normas
Entra en EL PAÍS