turismo

El apetito por las compras se dispara entre hoteles y agencias de viajes

Barceló ha sondeado a NH para una posible fusión

Globalia se resiste a vender Halcón pese al masivo cierre de oficinas

El buen momento del turismo en España ha despertado el apetito de algunas empresas por crecer, en el caso de aquellas que tienen una posición saneada, y de otras por deshacerse de activos en un momento en el que estos se están apreciando y están recuperando parte del valor perdido en la crisis. Hoteles, agencias de viajes o portales de internet están protagonizando movimientos en las últimas semanas que pueden cristalizar en compras o ventas en un futuro a corto plazo.

En el sector hotelero, el protagonista es NH Hoteles. La compañía dirigida por Ramón Aragonés continúa en el proceso de desapalancamiento iniciado hace cuatro años y seguirá al menos otros dos ejercicios reduciendo el peso de la deuda. La compañía dispone de 1.900 millones en activos y ultima la venta del hotel que la cadena posee en Nueva York. El establecimiento de tres estrellas cuenta con 240 habitaciones y podría tener un precio de mercado cercano a los 100 millones de euros. Fuentes de la compañía apuntan que se han recibido hasta ocho ofertas y que la decisión final se tomará en el último trimestre de este año.

Mejora de márgenes

El proceso de saneamiento (entre 2012 y 2016 la deuda ha bajado un 25% y el beneficio ha subido un 53%) ha devuelto a la compañía a los escaparates. Buena prueba de ello es el interés mostrado por Barceló para hacerse con NH. La compañía copresidida por Simón Pedro Barceló contrató a Santander, tal y como reveló El Confidencial, para sondear la posible adquisición de NH Hoteles. El interés estaría justificado por ganar tamaño (la unión de la segunda y la cuarta mayor hotelera daría lugar a un gigantes de 209 hoteles y 93.000 camas) y por reducir el coste que tienen que pagar por vender sus camas en las agencias de viajes on line. Estas se llevan una parte sustancial de sus márgenes y la unión de las dos compañías impulsaría el beneficio de la compañía que surja de la fusión. Desde NH rechazan “rotundamente” las conversaciones con Barceló. “Estamos muy enfocados en nuestro negocio que es muy prometedor”, apuntan.

El otro gran movimiento se ha producido en Globalia, tras la inesperada salida del director general Pedro Serrahima por las desavenencias con el consejero delegado, Javier Hidalgo. Ambos trabajaron mano a mano en Pepephone, otra de las filiales de Globalia, y su salida ha levantado todas las alarmas entre los empleados de un grupo con unas cuentas golpeadas por dos imprevistos. El primero es la retención de fondos por venta de billetes en Venezuela, lo que le ha ocasionado unas pérdidas de 68,5 millones, y el segundo es la sanción de 53,2 millones por el cobro irregular de subvenciones por la venta de billetes a Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla. Ambos hechos obligaron al grupo presidido a reformular sus cuentas de 2016 y pasar de un beneficio de 4,1 millones a unas pérdidas de 17,8 millones. Una de las primeras posibilidades que se ha abierto tras la salida de Serrahima y la presentación de las nueva cuentas es la venta de Halcón Viajes, la parte más importante del negocio de agencias.

Booking sigue ganando tamaño pese a que ya controla cerca del 60% del mercado en España

El ajuste en esta división entre 2009 y 2016 ha sido brutal. De 1.393 puntos de venta se ha pasado a 903, lo que supone que han cerrado 490, un 35% del total. De ellos, 322 han correspondido a Halcón Viajes. Los rumores apuntaban a una posible venta de Halcón, cuya facturación se ha estancado desde 2012 a pesar del buen tono del sector turístico, que ha disparado la rentabilidad de hoteles y líneas aéreas. Fuentes de Globalia rechazan esa posibilidad y apuntan que, lejos de la venta, la apuesta del grupo pasa por modernizar la división minorista e impulsar la venta a través de internet, ante la progresiva pérdida de cuota de mercado de las agencias tradicionales ante las agencias de viaje online.

Ventas millonarias

Precisamente estas últimas están aprovechando el tirón de la demanda para salir de compras y seguir creciendo en tamaño. Booking es la más importante en España, con una cuota de mercado del 57,7%, lo que no es obstáculo para seguir cerrando operaciones. La última se culminó a principios de este ejercicio. Priceline, matriz de Booking o Kayak, entre otras, anunció la compra del buscador de vuelos Momondo por 515 millones de euros. En la operación también se incluía Cheapflights, un comparador de vuelos y ofertas de viajes. La segunda por cuota de mercado es Expedia, ya que controla el 25% del mercado español. Esta ya cerró una gran operación hace dos años, cuando compró Home Away, el segundo portal de alquiler vacacional tras Airbnb, por 3.600 millones.

Rentabilidad y precios previos a la crisis

España recibirá este año en torno a 84 millones de turistas extranjeros. Una cifra inédita en la serie histórica que ha disparado los ingresos y la rentabilidad de los hoteles. Los precios que cobran a sus clientes ya han superado los niveles previos a la crisis. En julio, la tarifa media que se cobró por habitación fue de 98,5 euros, 22 euros más que lo que se pagó en el mismo mes de 2008.

Un movimiento similar se ha producido en el caso del Revpar, el otro gran indicador de rentabilidad, que mide los ingresos que reciben los hoteles por habitación disponible. En julio subió un 7,9% anual y se situó en 74,8 euros, el máximo de la serie histórica e igualmente muy por encima de los 51,15 euros del mismo mes de 2008.

El récord de turistas ha sido aprovechado por la industria hotelera para subir precios de forma masiva. El indicador del buscador Trivago refleja que los precios subieron un 13,6% anual en julio, un 12% en julio, un 14% en agosto y un 22% en septiembre. Especialmente llamativo es el último incremento, ya que los precios que están cobrando los hoteleros es prácticamente el mismo que en agosto. La media en septiembre se ha situado en 149 euros por noche, apenas dos euros menos que la media de agosto. Por destinos, los cinco en los que se están cobrando precios más caros a lo largo de este mes son Palma de Mallorca, con 207 euros por noche, seguidos por Barcelona (202), San Sebastián (182), Madrid (142 ) y Bilbao (124).

Normas
Entra en EL PAÍS