Los grandes inversores empiezan a ver con temor la deriva del proceso independentista

Goldman Sachs alerta del incremento de las "tensiones políticas"

El interés del bono a diez años repunta en 15 puntos básicos

referendum cataluña
Dos personas extienden una bandera independentista en la playa de El Masnou, cerca de Barcelona.

El desafío independentista catalán empieza a entrar en la agenda de las gestoras internacionales de fondos. El banco de inversión Goldman Sachs ha elaborado un informe donde se alerta del "incremento de las tensiones políticas" que se van a vivir en Cataluña durante este mes. Consideran que esta situación puede afectar a la cotización bursátil de CaixaBank (el mayor banco dentro de España). Otras firmas de inversión, como ING han elaborado análisis en este mismo sentido.

"La preocupación no es alta, pero ya empieza a notarse", explica Ignacio de Cantos, director de inversiones y Bolsa de atl Capital. "Durante el mes de agosto se ha ido viendo cómo la prima de riesgo española crecía, al tiempo que aumentaba el diferencial de riesgo frente a Italia. Creo que la causa es claramente la situación de Cataluña", apunta. Otro indicio es la evolución de los bonos catalanes, que pagan un sobreprecio de 300 puntos básicos frente al bono español.

La prima de riesgo española –que mide el diferencial de riesgo del bono a 10 años en relación al alemán– ronda en la actualidad los 121 puntos básicos, mientras que hace un mes llegó a estar por debajo de los 100 puntos básicos. Por su parte, la rentabilidad del bono subió ayer en 15 puntos básicos hasta el 1,564%, niveles que no alcanzaba desde mediados de julio.

Los grandes inversores empiezan a ver con temor la deriva del proceso independentista

“Hoy por hoy el impacto está siendo reducido, pero a medida que se aproxime el día fijado para el referéndum, el 1 de octubre, irá aumentando el ruido y habrá más estrés en el mercado de bonos españoles y catalanes”, vaticina Borja Gómez, director de análisis del grupo Dunas Capital.

Este experto explica que en los últimos encuentros a los que ha acudido con inversores internacionales le han preguntado en varias ocasiones por la cuestión. “Las grandes gestoras quieren estar perfectamente informadas sobre lo que está pasando en Cataluña”.

Los grandes inversores estadounidenses, como BlackRock, Capital Group o Vanguard, no han tomado aún ninguna decisión preventiva ante el deterioro de la situación en Cataluña. "Consideran que es un tema local, y que acabará habiendo una solución pactada, pero ya empieza a haber análisis que valoran qué escenarios se pueden dar en las próximas semanas", explica el gestor de fondos Juan Manuel Vicente Casadevall.

Las dos situaciones que se ven como más probables son: que el desafío soberanista acabe con una convocatoria anticipada de elecciones al Parlamento catalán, o que se haya un proceso negociador con el Gobierno central que mejore la financiación de Cataluña.

"El referéndum de Cataluña es un problema muy focalizado a nivel nacional, por lo que no creemos que pueda llegar a convertirse en un foco de riesgo a nivel europeo", comenta Roberto Berzal, responsable de ventas de Orey iTrade. "En los días próximos a la consulta soberanista, así como el mismo día del referéndum y posteriores, podremos ver un aumento de la incertidumbre y la volatilidad en la Bolsa española, lo que previsiblemente se traduciría en una corrección general de los títulos nacionales". 

Aunque la inquietud es patente, algunos gestores de fondos destacan que el efecto sobre los mercados de bonos ha sido muy limitado. "Apenas hemos visto correcciones en los bonos españoles o catalanes, lo que es un claro indicio de que los mercados otorgan una posibilidad casi nula a que Cataluña se independice", apunta David Ardura, director de renta fija de la gestora Gesconsult.

Normas