Analistas

¿Por qué al mercado le preocupan más los tipos que una guerra nuclear?

Los analistas quitan hierro a la tensión geopolítica en Corea del Norte

La Bolsa cede posiciones mientras que el oro toca máximos de 12 meses

Fotografía cedida por el ministerio de Defensa de Corea del Sur que muestra el lanzamiento de un misil en una localización sin revelar en la costa este de Corea del Sur.
Fotografía cedida por el ministerio de Defensa de Corea del Sur que muestra el lanzamiento de un misil en una localización sin revelar en la costa este de Corea del Sur. EFE

La semana arranca sin la referencia de Wall Street que celebra la festividad del Dia del Trabajo y recogiendo los efectos del último ensayo nuclear de Corea del Norte. Y con este ya van seis. “Empieza a ser costumbre levantarse los lunes con desagradables novedades sobre Corea del Norte. Uno se plantea si no es una maniobra más de intento de desestabilización de Occidente por parte de su dictador, lanzando misiles o amenazas a los aires en el fin de semana para que los mercados cierren sus pétalos de entrada a la semana”, explica Ramón Morell, analista de ETX Capital.

Y es que la tensión geopolítica en Corea del Norte tiene un efecto claro en los mercados: suben el oro y algunas divisas como el yen japonés y caen las Bolsas. Los índices asiáticos despidieron la jornada con descensos. La Bolsa de Tokio perdió al cierre un 1% transmitiendo este pesimismo a Europa. En el Viejo Contiente, el tono negativo domina pero ninguno de los índices principales cede más del 1%.

Mientras, el oro actúa una vez más de activo refugio y se dispara y marca los niveles más altos registrados en 12 meses recuperando todas las pérdidas desde que Donald Trump se convirtió en presidente. "La incertidumbre constante sobre las intenciones de Corea del Norte con respecto a las pruebas de misiles y la respuesta de los Estados Unidos probablemente mantendrá el oro respaldado en el corto plazo. El contexto económico global mejorará el respaldo de los precios del oro hasta que la tensión geopolítica se alivie, algo que probablemente se prolongará con una actitud menos que estadista de la administración Trump a los asuntos exteriores", explica Martin Arnold, director y estratega macroeconómico de ETF Securities.

A la hora de evaluar cuál será la consecuencia en los mercados, Juan José Fernández Figares, de Link Securities. explica que “nadie entiende cual es la estrategia del régimen y hasta dónde está dispuesto a llegar”. El experto considera que estamos hablando de un conflicto nuclear, algo que desde la II Guerra Mundial no se ha dado y añade que el "factor corea" reaparecerá en los mercados de vez en cuando, condicionando su comportamiento ya que provocará huidas hacia activos refugio como los vividos hoy.

“A medio plazo todo va a depender de lo qué finalmente ocurra. Se me hace muy difícil creer que va a estallar un conflicto nuclear, pero con Corea del Norte por medio nunca se sabe. Si finalmente estalla sería catastrófico para los mercados”, añade Fernández-Figares.

Por su parte, desde Renta 4 lanzan un mensaje de tranquilidad. “La tensión geopolítica en torno a Corea del Norte aparece y desaparece con enorme facilidad”, explican. A pesar del aumento de la volatilidad cuando la tensión crece tras cada ensayo de misiles coreanos, “lo cierto es que los mercados financieros no han dado ninguna probabilidad al estallido de un conflicto bélico”.

Reunión del BCE el jueves

Septiembre arranca con una cita muy importante  para los mercados. Se trata de la reunión del BCE que tendrá lugar el próximo jueves y en el que se espera con expectación el mensaje que el presidente de la autoridad monetaria, Mario Draghi, tenga que lanzar a los mercados.

"Si no sucede nada más con Corea del Norte, enseguida el mercado girará la atención hacia la reunión del BCE del jueves", explican los analistas de Bankinter. “Veremos si Draghi anuncia el tapering (inicio de retirada de estímulos monetarios, recortando los volúmenes mensuales de compra de deuda a partir de enero 2018, desde los 60.000 millones de euros actuales)", explican en Renta 4.

La firma de análisis no descarta que, dada la fortaleza del euro, que sube un 13% en 2017 y marcando máximos de dos años y medio, que el BCE opte por reducir sus estimaciones de inflación y ofrecer un discurso algo acomodaticio.

Normas