El BCE daña el euro y las Bolsas: el Ibex cae un 0,95% y pierde los 10.500

Los bancos y la moneda sufren ante la tranquilidad del Banco Central por subir tipos y rebajar los estímulos

Las 'utilities' y otros valores con deuda, como Aena, repuntan

ibex 35
Una agente de la Bolsa de Corea del Sur trabaja en el Banco KEB en Seúl (Corea del Sur) . EFE

Dicho y hecho. Las dudas del BCE sobre la fortaleza del euro y cómo el comportamiento de la divisa pueda comprometer la esperada retirada de estímulos —dadas a conocer con la publicación de las actas de la última reunión de Banco Central— han presionado a la baja precisamente a la divisa comunitaria. El euro que llegó a perder las 1,17 unidades del billete verde en la sesión, se ha recuperado después y cae hasta el entorno del 0,3%, que lo lleva a los 1,173 dólares.

Las noticias de Draghi han dado más fuerza a las órdenes de venta, y el Ibex ha finalizado en los 10.443,8 puntos, mínimos de la sesión, tras ceder un 0,95%. La tranquilidad del Banco Central sobre el ritmo de la eventual de la retirada de los estímulos –no comenzará a debatir qué hacer con ellos hasta el otoño– y su posición clara de unos tipos ultrabajos por un largo periodo de tiempo han pasado factura a los bancos. Esto afecta a su margen de intermediación, su negocio esencial, que consiste en prestar el dinero lo más caro posible respecto al precio al que ellos lo consiguen. Así, Santander ha caído un 2,5%; Mapfre, un 1,9%; BBVA, un 1,88%; Bankia, un 1,64%; Bankinter, un 1,80%; CaixaBank, un 1,77%, y Sabadell, un 1,88%.

Principales cotizaciones

Petroleo Brent 66,900 0,210%
USD x EUR 0,8752 -0,034%
EUROSTOXX 50 3.193,26 0,39%
IBEX 35 9.095,90 0,43%

Mientras, las empresas más endeudadas, como las utilities, han liderado las subidas del selectivo. O al menos no han sufrido caídas. Se benefician de que los intereses de la deuda seguirán bajos por un largo plazo. Además, son valores por lo general con elevadas rentabilidades por dividendo. Gas Natural ha sumado un 0,52%; Iberdrola, un 0,63%; Red Eléctrica, un 0,13%; Acciona, un 0,56%; Endesa, un 0,29%; Aena no se ha movido; Cellnex ha subido un 0,05%; y Enagás, un 0,1%. Acerinox, con una escalada del 0,68%, ha liderado el selectivo.

El volumen negociado ha sido uno de los más bajos del año, con apenas 920 millones de euros negociados, a años luz, por lo bajo, de la media diaria de agosto de 1.700 millones de euros. 

En Europa, las caídas han sido similares a las de la Bolsa española. El Euro Stoxx 50 ha cedido un 0,65%; el Dax alemán, un 0,49%; el FTSE británico, un 0,61%; el Cac francés, un 0,57%, y el Mib italiano, un 0,89%.

El mercado de deuda

Los tipos de la deuda a medio y largo, después de una momentánea agitación, se mantienen sin cambios, aunque en el mercado de renta variable subyace la creencia, certificada por el BCE, de que seguirán por los suelos durante un largo periodo de tiempo. El bono español a cinco años sube 0,004 puntos, hasta el 0,223%, mientras el que vence en una década ofrece un 1,430%, con una casi inapreciable subida de 0,002 puntos. El sacrosanto bund alemán a 10 años está paralizado en una rentabilidad del 0,023%.

Hasta hace dos o tres semanas el mercado había convivido más o menos bien con el volcánico presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La buena marcha de las grandes cifras en la economía estadounidense y la promesa de impuestos más bajos para las empresas, con los tipos en mínimos, ha sido un cóctel con el que sobrellevar los sobresaltos presidenciales.

Ya no es del todo así. Se teme el mercado que las promesas a favor de las empresas queden abandonadas por los innumerables frentes que tiene abiertos, y se abre, el presidente. Si hace una semana el mercado sufría por la situación geopolítica en Corea, ahora es la política interior de EE UU lo que preocupa. Al cierre de los mercados Europeos, los índices del otro lado del Atlántico sufren pérdidas moderadas superiores al 0,5% para el Standard & Poor's, el Dow Jones y el Nasdaq.

La equidistante reacción de Trump ante las violentas manifestaciones racistas le ha merecido críticas de ex presidentes, congresistas republicanos y el propio líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan. Ha disuelto sus consejos asesores en materia industrial ante la huida de los directivos. La lectura del mercado es simple: erosionada su relación con el partido y la gran empresa, Trump puede tener problemas con su legislación fiscal y su plan de estímulos económicos. Éste cada vez parece más lejos en el entorno político actual. En paralelo, tras la reunión de la Fed, las previsiones del mercado de una subida de tipos antes de fin de año han bajado al 43%, cuando hace no mucho se daba casi por seguro. 

Los dos factores que mandan, Trump y la Fed, se combinan en contra del dólar. La divisa europea perdió algo de fulle ayer cuando Reuters adelantó que Draghi no dará señales sobre retirada de estímulos en Jackson Hole. Y, en plena publicación de documentos sobre brexit, el euro está en 0,913 libras por euro, muy cerca del máximo desde 2009. El petróleo, mientras, intenta deshacerse de la presión vendedora, y cotiza cerca de los 51  dólares por barril de brent.

Normas