El ‘brexit’ reduce las ventas de coches en Reino Unido y amenaza al sector en España

Las entregas de vehículos caen por primera vez en el país desde el referéndum

Los fabricantes ven “incertidumbre” en el mercado ante la negociación

automoción
Vehículos en un concesionario

Durante meses, el mantra se ha estado repitiendo: “no estamos preocupados por el brexit. De momento, las negociaciones no han comenzado y no sabemos hasta que punto nos va a afectar”.

Era la respuesta estándar en cualquier encuentro con un ejecutivo de la industria automovilística responsable del área europea. Pero esta contestación tenía fecha de caducidad. El impacto de la separación de Inglaterra del conjunto de la Unión Europea o brexit tenía que llegar y lo ha hecho casi un año más tarde, al menos para la venta de coches.

Reino Unido registraba, hasta ahora, cinco semestres consecutivos de crecimiento, la ansiada salida de la crisis económica. Sin embargo, los datos de matriculaciones del primer semestre de 2017 han truncado este buen ritmo, con una caída del 1,3% respecto del mismo periodo del año pasado, hasta las 1,4 millones de unidades matriculadas. Llevan cayendo ininterrumpidamente desde marzo, con las bajadas más acusadas en junio, con un descenso del 4,8% y en julio, con un 9,3% menos de matriculaciones.

“Mientras el conjunto de los países de la Unión Europea registra crecimientos en sus mercados automovilísticos, Reino Unido está experimentando una ralentización de sus matriculaciones que se puede atribuir a la incertidumbre sobre la salida del país de la Unión Europea.

Hasta que no se aclare cómo va a ser el proceso del brexit y cuál va a ser la relación de Reino Unido con Europa, el mercado británico continuará cayendo mientras el resto de los europeos crecen”, explicó Felipe Muñoz, analista de la consultora Jato Dynamics.

Junto con este dato, los expertos de la consultora LMC Automotive asumen que “la inflación crece por encima de la revalorización de los sueldos”. Para mantener el nivel de vida, los británicos acuden a los préstamos personales, que se han disparado un 10% en los últimos meses. Con este alza de la deuda de los hogares, las dificultades para acceder a la compra de un coche crecen.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, alertó el jueves pasado de que el brexit ya está afectando a la economía británica y ha frenado posibles inversiones en el país. Carney rebajó su previsión de crecimiento para este año dos décimas, hasta el 1,7%.

La incertidumbre “está pesando sobre las decisiones de las empresas y hogares, y frena tanto la oferta como la demanda”, afirmó Carney. El gobernador recordó que este descenso de la demanda tiene impacto en industrias como la automoción en primer lugar.

Este descenso de las matriculaciones británicas tiene un severo impacto en las fábricas europeas, especial en las españolas. Las ventas de vehículos desde factorías españolas a Reino Unido han decrecido en el semestre un 2%, hasta las 194.297 unidades.

El bajón más relevante se produjo en junio, cuando estas compras se redujeron un 18,5%, hasta las 29.779 unidades, según se desprende de los datos de la asociación española de fabricantes de coches Anfac. Reino Unido es el tercer mercado de exportación de los vehículos españoles.

Caen en todos los canales

  • La incertidumbre afecta a todos los canales de venta de vehículos en Reino Unido, según los datos de la patronal británica de fabricantes de coches SMMT. En el mes de julio, cuando el conjunto de las comercializaciones cayeron un 9,3%, las matriculaciones en el canal de empresas descendieron un 23,8%, y las flotas bajaron un 10,1%, hasta las 89.186 unidades. Este segmento acapara el 55% del mercado. El canal de particulares, que tiene una cuota de mercado del 41,8%, descendió un 7%, hasta las 67.705 unidades.
  • No es el brexit la única incertidumbre. Tal y como pasa en otros países europeos, como por ejemplo España, las ventas de vehículos diesel están cayendo en picado, con un descenso de las matriculaciones de coches con este combustible del 20% en julio. Mientras que en el mismo mes del año pasado, gasolina y diésel tenían una cuota de mercado del 48,5% respectivamente, este julio pasado, la gasolina adelanta en casi 10 puntos porcentuales al diesel, con un 52% de cuota.
Normas