CEOE eleva el suelo de su oferta salarial y da un ultimátum a los sindicatos

Plantea que los sueldos se eleven entre un 1,2% y un 2,5% e insiste en negociar ya para 2018 si no hay acuerdo

Evolución del empleo, la inflación y los salarios

A escasos cinco días para que finalice el plazo que supuestamente se habrían dado patronal y sindicatos para suscribir el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) de este año, la CEOE decidió este martes volver a modificar su oferta salarial. Frente a la última horquilla propuesta en abril pasado, que establecía un incremento de salarios del 1% al 2% más un 0,5% adicional en función de parámetros como la mejora de la productividad o la reducción del absentismo; en un documento remitido ayer a los sindicatos, la patronal eleva ese suelo hasta el 1,2% y deja igual el techo, en el citado 2,5%.

En su escrito, titulado intencionadamente Reflexión final ante el AENC para 2017 la patronal argumenta que “mirando detenidamente la negociación, la gran mayoría de los convenios se están firmando con incrementos que oscilan entre el 0,5% y el 2%”. Recuerda que hasta junio se habría sellado el 77,2% de los convenios que representan al 93,3% de los trabajadores. Un volumen al que el martes se sumó la construcción, cuyo convenio es el mayor del país por el número de trabajadores a los que afecta (entre 800.000 y más de un millón, según las fuentes), que cerró un acuerdo para mejorar los sueldos un 1,9% este año.

Así, la CEOE estima que con las cifras actuales la negociación finalizará con incrementos medios de entre el 1,6% y el 1,8%, “siempre por debajo de la inflación prevista por el BCE o muy cerca salvo que los precios del petróleo se desboquen de aquí a final de año, lo cual no parece previsible”. Por este motivo, considera que no tiene sentido poner como “condición definitiva y fundamental” la cláusula de revisión salarial, tal y como plantean los sindicatos, que ha ido desapareciendo en los últimos años desde el 47,40% del total de los convenios en 2010 hasta menos del 20% en 2016.

La patronal explica que la inflación baja “está para quedarse” y cita los elementos que lo harán posible: la política monetaria de los grandes bancos centrales, la caída de los precios de las materias primas, la expansión del comercio mundial, las nuevas ofertas de los diferentes mercados y la reducción de costes que propicia la revolución tecnológica.

Frente a unos incrementos salariales basados casi en exclusiva en la evolución de los precios, CEOE incide en que las mejoras de las retribuciones de los trabajadores deberían estar vinculadas a la productividad, la competitividad y la mejora de los márgenes empresariales. “Ya nunca más tendrá nada que ver con la inflación”, sentencia.

En cuanto a la positiva marcha de los márgenes empresariales, tradicional reproche sindical cuando se trata de justificar por qué los salarios deben aumentar en mayor cuantía, los empresarios responden que la buena noticia es que vuelven, si bien diferencian según el tamaño de la compañía. “Con los últimos datos de la Agencia Tributaria, solo algo más del 50% de las empresas que presentan impuesto sobre sociedades, descontadas las inactivas, tienen resultados positivos. Y esos resultados, cuando son positivos, entendemos que deben quedar repercutidos en una mejora de los salarios en justa correspondencia”, señala la patronal.

Finaliza su documento dando a entender que si no se acepta esta última propuesta, lo más coherente es que después del verano se inicie ya la negociación de un nuevo AENC para 2018, en el que se debería abordar cómo mejorar los salarios más bajos, tal y como sugirió CC OO, mediante distintos mecanismos “que estamos dispuestos a recomendar”.

Y además asegura que las negociaciones que mantienen con las organizaciones sindicales no pueden olvidar a quienes todavía no han encontrado un empleo, ni a los trabajadores que deben formarse. De hecho, para septiembre CEOE quiere retomar el diálogo social y abordar todos los asuntos pendientes, que ellos cifran en 10: el consejo de negociación colectiva, arbitraje, formación, modernización de las leyes laborales, nueva norma de prevención de riesgos laborales, la financiación de los sindicatos, la reforma de las mutuas, las pensiones, la Seguridad Social y los servicios públicos de empleo.

Normas