La opacidad de Alphabet impide la lucha antimonopolio de Google

Arrojando más luz sobre su vehículo autónomo, YouTube y otras empresas prometedoras, podría convencer a los inversores sobre los riesgos de la regulación 'antitrust'

Google
REUTERS

La opacidad de Alphabet está obstaculizando la lucha antimonopolio de Google. A pesar de los grandes esfuerzos fuera de su negocio de búsqueda online, el gigante de 685.000 millones de dólares todavía parece un pony de un solo truco con cerca del 90% de sus ingresos procedentes de la venta publicitaria. Al arrojar más luz sobre su vehículo autónomo, YouTube, la biotecnología y otras empresas prometedoras, podría convencer a los inversores sobre los riesgos inmenentes de la regulación antimonopolio. También podría ayudarles a mirar a los deslices pasados, como la gran caída trimestral en la inversión publicitaria por clic.

El fundador Larry Page ha intentado destacar el valor del grupo al informar sobre Google de forma independiente. En el segundo trimestre, recaudó el 99% de los ingresos totales de la compañía (26.000 millones) y tuvo unos márgenes operativos del 30%.

El ataque antimonopolio contra Alphabet ha estado liderado por las autoridades europeas. El primer asalto de la Comisión Europea ha estado centrado en cómo Google utilizó su peso en las búsquedas para dominar los mercados relacionados, lo que ha resultado en una multa de 2.700 millones de dólares.

Si los ejecutivos ponen más énfasis en la dirección de otras divisiones prometedoras, habría múltiples beneficios. Hay valor en operaciones como la unidad de conducción autónoma Waymo, que puede ser esclarecedor. Incluso partes del propio Google, como YouTube, probablemente impresionarían más a los inversores con más información.

Destacar oportunidades y éxitos preliminares en áreas como las renovables y la investigación médica también podrían parar a los reguladores. La gallina de los huevos de oro de Google da dinero para investigaciones básicas y aplicadas a una escala que solo unos pocos pueden o desean conseguir.

Poner trabas a Alphabet puede significar que haya menos innovaciones en la compañía, en detrimento de la sociedad. Este fue el trato que AT&T tuvo una vez con EE UU, permitiendo a la telefónica mantener un monopolio durante décadas. Ofrecer un acuerdo similar, quizá con grandes laboratorios de investigación en Dinamarca, podría influir en los cálculos antimonopolio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción es responsabilidad de CincoDías.

Normas