Más de un año para aprobar la Ley ‘urgente’ del trabajo autónomo

El Senado presenta sus plazos para aceptar enmiendas y tramitar la normativa. Según esos tiempos, pasará más de un año desde que se presentara la proposición de Ley.

Ley autónomos senado

El Senado ha publicado su hoja de ruta para tramitar y aprobar la Ley Urgente del Trabajo Autónomo. La Cámara Alta ya ha recibido el texto remitido por el Congreso de los Diputados que, como repasaremos a continuación, ha tardado ocho meses en debatir las diferentes propuestas y enmiendas presentadas a la propuesta inicial de Ciudadanos. A la tardanza del Congreso hay que añadir unos plazos poco halagüeños para quienes pensaban que la tramitación se realizaría de forma rápida. Las dos fechas marcadas en el calendario del Senado son bastante lejanas y pueden, además, sufrir aún más retrasos.

El plazo para enmiendas a la Ley y propuestas de veto se ha marcado para el 12 de septiembre. La fecha de tramitación en el Senado está marcada para el 31 de octubre de 2017. Prácticamente un año después de que el Boletín Oficial de las Cortes Generales publicara la primera Proposición de Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, allá por noviembre del año pasado.

Motivos del retraso inicial

La falta de un Gobierno estable generó una larga negociación y aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Esto retrasó todas las Comisiones que se encontraban abiertas, puesto que los partidos tenían prestada máxima atención a los PGE. Entre esas Comisiones, encontramos la de las Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. Aunque ésta no ha sido la única cuestión que ha favorecido el retraso.

Fuentes cercanas a las negociaciones confesaron a este diario la dificultad de encajar ciertas medidas inicialmente contempladas, ante la merma que podía generar a las arcas estatales. Más allá del apartado económico, también generaron dificultades otras propuestas, debido a que necesitaban de un cambio en la forma de actuar y ejecutar ciertas tareas dentro de la Administración Pública. Algunas de las más problemáticas han sido, de hecho, postergadas para una segunda fase de la Ley.

Por ejemplo, la definición de habitualidad, para establecer qué cuota deben pagar los profesionales autónomos que no declaren unos ingresos superiores al Salario Mínimo Interprofesional. O cómo deben cotizar los autónomos que trabajen a tiempo parcial, así como la jubilación parcial de este tipo de profesionales. Todas estas cuestiones, necesitarán aún de más tiempo para concretarse. Lo máximo que se ha conseguido es un compromiso de estudio a través de tres disposiciones. Aunque sin fechas ni plazos.

Ocho meses hasta llegar al Senado

Por todas esas razones, la aprobación no fue tan urgente como se esperaba. Pero ahora el Senado añadirá, al menos, tres meses más. Nos iremos a noviembre de este año, como mínimo. A esto hay que añadir que algunas de las reformas más relevantes entrarán en vigor a partir del 1 de enero de 2018, según el texto incluido en la Reforma que se ha enviado al Senado. En resumen, un año como mínimo para aprobar la nueva normativa que regulará el trabajo por cuenta propia en España.

Normas