El motor necesita más cooperación, no menos

El trabajo conjunto de las firmas alemanas no parece violar las leyes antimonopolio

Volkswagen
Vehículo de la compañía alemana Volkswagen.

Están las automovilísticas alemanas enredadas en un cartel mayor que el Audi Q7 SUV? Así lo sugiere un informe de Der Spiegel, que indica que Audi, VW, Porsche, Daimler y BMW conspiraron para desacelerar la innovación y limitar la efectividad de la tecnología de limpieza de emisiones. La realidad podría resultar más prosaica. En un nivel, los fabricantes de coches necesitan más colaboración.

Desde hace años se sabe que las cinco marcas alemanas cooperan en grupos de trabajo para establecer estándares. Y hasta ahora no hay muestras de que se pusieran de acuerdo en las áreas más delicadas del antimonopolio: los precios. VW informó a los reguladores hace más de un año de posibles violaciones de estas leyes durante la conversaciones, pero no ha habido acusaciones, multas o investigaciones. Esto sugiere que podría no ser un gran problema, aunque las acciones de estas firmas cayeron el viernes, cuando se publicó el informe.

Con respecto a la innovación, hay pocos indicios de que la competencia haya fracasado. Los datos de Evercore ISI mostraron el año pasado que con 14.000 millones de euros, el presupuesto anual conjunto para investigación y desarrollo de las automovilísticas alemanas es un 50% mayor que el de Apple. Un estudio del Center of Automotive Management, un think thank alemán, concluyó que VW, Audi y Daimler implementaron más tecnología innovadora a sus vehículos que cualquier otro competidor global.

El verdadero problema podría ser la duplicación de esfuerzos. Según Evercore ISI, de las 100 compañías con mayor presupuesto en I+D, 17 son de la industria del automóvil. Muchas están desarrollando la misma tecnología costosa, como la conducción autónoma.

Se están dando algunos indicios de cooperación positiva. En 2015, los fabricantes alemanes de coches compraron Here, el negocio de mapas digitales de Nokia, y el año pasado revelaron sus planes para construir infraestructuras de carga para vehículos eléctricos en Europa. Los reguladores necesitan vigilar de cerca estos proyectos, pero siempre que los vigilantes antimonopolio hagan su trabajo, no hay que temer la cooperación entre las automovilísticas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción es responsabilidad de CincoDías.

Normas