Cómo sacar el máximo provecho al rally del euro

Las cotizadas hoteleras y las de medios de comunicación son las grandes beneficiadas por la fortaleza de la moneda europea

El euro sube a los 1,16 dólares, máximos de enero de 2015

Evolución del euro desde 2015 Ampliar foto

La reunión del BCE esta semana no sirvió para poner freno a la escalada del euro. Todo lo contrario. La divisa europea continúa el rally en el que lleva inmersa desde finales de junio, momento en el que Mario Draghi afirmó que las presiones deflacionistas habían dado paso a presiones reflacionistas, dejando entrever que el proceso de normalización monetaria no tardará en llegar.

El pasado jueves el banquero italiano quiso rebajar las expectativas y evitó dar fechas sobre cuándo anunciará la reducción del programa de compras. Pero el mercado sigue apostando por septiembre como el mes en el que se comunicarán los cambios, unas modificaciones que arrancarían en enero de 2018. Esta confianza está siendo suficiente para que el euro reconquiste una nueva barrera: los 1,16 dólares, niveles que no se veían desde enero de 2015. “La fortaleza del euro no es sostenible”, apunta Estefanía Ponte, directora de análisis y estrategia de BNP Paribas Personal Investors. La experta defiende que el mercado solo está poniendo en precio la buena marcha de la economía en la eurozona. Por su parte, Martin Arnold, analista de ETF Securities, apunta que el rebote que siguió a la reunión del BCE es momentáneo.

Desde Tressis,Almílcar Barrios, analista de inversiones, fija entre 1,1-1,2 dólares el rango en el que se moverá la divisa en el medio plazo. Esto dependerá del entorno macroeconómico actual y las políticas monetarias del BCE y la Fed, “si bien es cierto que la situación y el potencial en Europa son superiores que en Estados Unidos, cualquier elemento desestabilizador o un cambio repentino en las expectativas de inflación de uno de los dos bloques podrían alterar por completo el panorama”, indica.

La fortaleza mostrada por el euro cuenta con otros apoyos que no son estrictamente la política monetaria. Uno de ellos es la buena marcha economía de la zona euro, que el primer trimestre avanzó un 1,9% en tasa interanual. De hecho, Draghi destacó el jueves el fortalecimiento económico la región. A todo lo anterior se suma la calma política que vive Europa tras la victoria de EmmanuelMacron en Francia y de Mark Rutte en Holanda.

Bolsas

Limitar la selección de valores a aquellos que pueden sacar partido de la subida del euro no debería ser la única estrategia a seguir.Sin embargo, sí que puede ser un complemento más a la inversión. Juan José Fernández Figares, analista de Link Securities, cree que para jugar esta carta lo más aconsejable es decantarse por compañías que tengan costes en dólares y sus ingresos sean en euros.Como ejemplo el experto señala a las aerolíneas europeas, pero estos valores suelen cubrir la divisa para evitar sobresaltos. Víctor Peiro, director general de análisis de GVC Gaesco Beka, señala que el número de compañías que se pueden englobar dentro de esta línea de inversión es limitada y escoge a las cadenas hoteleras y las empresas de medios como ejemplos. Un euro fuerte se caracteriza por pasar factura a las compañías exportadoras.

NH y Meliá: el grupo hotelero NH centra la mayor parte de su facturación en Europa.Es decir, sus ingresos están referenciados en euros y no se enfrentan a la depreciación derivada de la conversión. A esto se suma el auge del turismo, uno de los motores de la economía española que año a año registra nuevos récords. En XTB, señalan que el buen comportamiento del sector hotelero junto con el crecimiento y posicionamiento de la compañía dentro del área local de la que obtiene sus principales ganancias justifican su buen comportamiento en el año, periodo en el que avanza cerca de un 40%. Por su parte, Meliá, con más presencia en el continente americano, podría verse perjudicada por la debilidad del dólar, algo que mermaría sus ingresos. No obstante, Peiro señala que en lo que respecta a las cadenas hoteleras fuera de la zona euro se beneficiarán de una mayor afluencia de europeos, en general, y españoles, en particular, a sus hoteles. Íntimamente relacionado con el sector turístico está Aena que se beneficia de la afluencia de pasajeros.

Atresmedia y Mediaset: el analista de GVC Gaesco Beka confía en que la fortaleza del euro beneficie a las empresas de medios porque ingresan euros y compran contenidos en el extranjero, especialmente en lo referente a la ficción estadounidenses.El departamento de análisis de Bankinter apunta que en el primer trimestres de 2017 Mediaset consolidó su posición como líder en audiencia y en ingresos por publicidad. Las buenas previsiones para el consumo nos llevan a anticipar el mantenimiento de esta tendencia en próximos trimestres. A pesar de todo, en el año retrocede casi un 5% en Bolsa mientras Atresmedia amplía las pérdidas al 8%.

Sabadell: dentro de los banca española, Sabadell, aunque cuenta con exposición a la libra tras la compra del TSB, es de los que menos presencia tienen fuera.Es decir, consigue mitigar el impacto de la depreciación del resto de divisas frente a la moneda única. BNP Paribas Personal Investor escoge a la entidad catalana como uno de los valores preferidos para batir a la Bolsa. Desde Bankinter destacan que el banco mantiene una cuota de mercado elevada en financiación a empresas en España superando el 11%. “El esfuerzo en saneamientos es elevado y los índices de calidad crediticia mejoran”, resaltan.

Socimis: Alejandro Núñez, de XTB, cree que puede ser un buen momento para tomar posiciones en las socimis, especialmente aquellas que hayan orientado su cartera hacia el sector turístico como es el caso de Merlin. Los expertos de Bankinter añaden otras fortalezas a esta cotizada como las positivas perspectivas en términos de incremento de rentas medias, el aumento de ocupación en los activos adquiridos tras la integración de Metrovacesa y nuevos desarrollos logísticos. “Conserva sólidas cifras de absorción y potencial de renovación al alza de contratos previos”, resaltan. Además, los analistas indican que el nuevo plan de incentivos del equipo directivo ligado a la rentabilidad total del accionista (rentabilidad por dividendo y revalorización en Bolsa que este año alcanza el 11,5%) refuerza la credibilidad de su estrategia.

Fondos

En un entorno en el que las rentabilidades de la deuda continúan en niveles muy bajos, pero con visos de repuntar ante el proceso de normalización monetaria, primero enEEUU, y dentro de unos meses en la eurozona, otra forma de sacar partido a la escalada del euro es apostar por fondos de inversión en divisas.No obstante, esta estrategia no termina convencer a muchos analistas, entre ellos a AlmílcarBarrios, de Tressis. “No vemos oportunidades muy claras por la dificultad que entraña acertar no solo en el tiempo. Algo que se debe a los movimientos de los cruces –el cambio entre dos divisas– en un periodo más largo, pues se trata de uno de los activo más volátiles”, dice.

Las dificultades de invertir en divisas no se limitan a esto. Otro problema al que alude el experto es al hecho de que invertir en una moneda suele llevar aparejado la necesidad también de invertir “en otra clase de activos como puedan ser renta variable o renta fija, a no ser que el inversor se decida por comprar un fondo monetario en divisa, en cuyo caso, en un entorno global de tipos cero, es lo único que puede aproximarse”.

Los fondos que invierten en divisas suelen hacerlo apostando por diferentes cruces y no se limitan al euro-dólar en exclusiva. De ser así, Barrios considera que la inversión podría quedar “desvirtuada por el hecho de que dichos fondos están invertidos en distintos cruces”.

Asumiendo todos estos inconvenientes, que no son pocos, es posible encontrar un puñado de fondos en el mercado que eligen como universo de inversión la divisa y consiguen sacar partido a sus inversiones. Eso sí, las rentabilidades se encuentran por debajo de las que podrían obtenerse si se apuesta por renta variable, los fondos estrellas de los seis primeros meses según datos de Inverco.

En el ranking que elabora Morningstar, este año los vehículos de inversión que cuentan con las rentabilidades más atractivas son precisamente los que se decantan por monedas de países emergentes.

En concreto, se trata de los fondos Pictet-Global Emerging Currencies HI, Pictet-Global Emerging Currencies HP y Pictet-Global Emerging Currencies HR con rendimientos acumulados en 2017 de entre 5,62% y 5,12%. Como señalaba Barrios, estos distribuyen su inversión en otros tres activos: efectivo (hasta el 55,9%), obligaciones (41,73%) y el patrimonio restante en otros. En cuarta posición se situaría GAM Star Fund plc - GAM Star Discretionary con una rentabilidad anual del 4,85% y una volatilidad a tres años del 11,24%. Este último centra sus preferencias en deuda mexicana y estadounidense. Es decir, en ninguno de los cuatro casos el cruce euro-dólar es la referencia tomada.

En definitiva, los fondos pueden ser un complemento a las inversiones, pero no la única forma de sacar partido a las divisas.

Normas