La apatía del mercado de crédito será su ruina

Los bonos corporativos han ignorado la nueva estrategia de los bancos centrales

Mario Draghi, presidente del BCE.
Mario Draghi, presidente del BCE. Reuters

Los mercados de crédito de Europa pueden mostrar demasiada indiferencia para su propio bien. Los bonos corporativos han restado importancia a los ajustes que han afectado a los bonos del Gobierno y a las acciones. Esa tranquilidad puede hacer más probable el siguiente golpe en el mercado. La demanda de crédito corporativo ha sido relativamente inmune a esos temores, ya que los inversores han estado preocuparse porque los bancos centrales redujeran las compras de bonos y aumentaran los tipos de interés.

Hay varias razones para la aparente indiferencia de los inversores. La disposición de los bancos centrales para retirar los estímulos refleja en parte unas expectativas más altas de crecimiento, lo que debería significar que hay menos incumplimientos corporativos de los que preocuparse. Los inversores también pueden confiar en que los bancos centrales solo eliminarán las compras de bonos y aumentarán los tipos de forma muy lenta. Eso prolongaría la búsqueda del rendimiento que llevó a los inversores desde los activos de bajo riesgo, como los bonos gubernamentales, a los de mayor rendimiento, como el crédito corporativo.Sin embargo, también hay buenas razones para ser menos optimista. La combinación de crecimiento con tipos de interés todavía bajos puede animar a los altos ejecutivos a pedir más préstamos para recomprar acciones o para adquirirlas entre sí. Los analistas de UBS calculan que la deuda de las compañías europeas como proporción de su capital está cerca del 15%, lo que sugiere que tienen margen para prepararse. Por otra parte, incluso una lenta reducción de la búsqueda del rendimiento podría ser dolorosa, dadas las valoraciones actuales.

La reacción sosegada puede ayudar a convencer a los banqueros centrales de que una retirada de estímulos no provocará un severo endurecimiento de las condiciones crediticias o una alteración del mercado. Por ahora, los mercados de crédito les están enviando un mensaje claro para que sigan adelante.

Normas