casco bicicleta

El casco plegable 'made in Spain' que no para de recibir premios

Esta empresa inició su andadura en el año 2013 y desde entonces no ha dejado de cosechar éxitos.

Premio al Diseño RedDot 2015, Premio Eurobike 2016, Premio Eco Value y primer producto español seleccionado por TED como uno de sus objetos más inspiradores en 2017. Es Closca, la start-up valenciana que, a través de un innovador casco, ha convencido a propios y extraños de la necesidad de promover ciudades más sostenibles y conectadas.

Esta empresa inició su andadura en el año 2013 y desde entonces no ha dejado de cosechar éxitos. El pasado año Closca Helmet, su novedoso invento, comenzó a comercializarse y ha lleva más de 21.000 unidades vendidas en más de 50 países. Sus principales mercados son Estados Unidos, Alemania y Reino Unido.

Esta marca apuesta por crear objetos que inspiren ciudades más amables en las que vivir y, ahora, lanza su línea para los más pequeños, Closca Kids. Con ella, sus creadores pretenden transmitir actitudes más conscientes y sofisticadas a la sociedad, inspirando a niños y mayores a utilizar la bicicleta de forma segura, para contribuir a ciudades más sostenibles y conectadas a través de este transporte alternativo.

En concreto, Closca Kid Helmet es el primer producto de la nueva línea infantil, un casco certificado en seguridad, que sigue los patrones del diseño y moda, con un sólido sistema de plegado que reduce su volumen hasta el 50% cuando no está en uso.

El casco, además, incorpora un chip NFC, que abre múltiples posibilidades de interacción digital con otros objetos y servicios de las ciudades inteligentes, conexión con diferentes apps, con estaciones de bicicletas públicas o con determinados números de emergencia.

Esta iniciativa pretende ir más allá de su propio uso práctico y ser un lienzo en el que los niños proyectan su visión creativa sobre la ciudad. Para ello, la compañía invitó a un grupo de niños a imaginar las ciudades en las que les gustaría vivir y les hizo poner sus ideas en papel, con un resultado muy enriquecedor: casas repletas de ventanas y animales de toda clase.

Esos dibujos inspiraron a la ilustradora valenciana Cecilia Plaza, quien ha creado un conjunto de adhesivos reutilizables que acompañan al casco y que los niños pueden colocar sobre él en múltiples ocasiones para contar muchas historias.

Normas
Entra en EL PAÍS