Las mejores políticas de Merkel son de Schulz

La canciller podría ‘robar’ al SPD el recorte de impuestos y el aumento en inversión

Angela Merkel
La canciller alemana Angela Merkel.

Angela Merkel debe parte de su éxito electoral a su habilidad para tomar ideas populares de sus rivales políticos. Tres meses antes de las elecciones, las políticas económicas que merece la pena robar son las del líder del Partido Socialdemócrata, Martin Schulz.

Su manifiesto centroizquierdista, formalmente aprobado este domingo, incluye una promesa de recortar los impuestos para quienes ganen menos de 60.000 euros –lo que beneficiaría a 9 de cada 10 trabajadores alemanes– y reducir las contribuciones a la Seguridad Social para aquellos que ganen hasta 15.000 euros al año. Schulz también quiere gastar 30.000 millones más en inversión pública para 2021.

Son buenas ideas. Los ingresos reales disponibles de los menos ricos han caído un 8% desde 1991. Revertir esta tendencia impulsaría el consumo y, por tanto, el crecimiento. Merkel ha aumentado la inversión pública, pero no lo bastante para acabar con la brecha inversora, de 75.000 millones, según el think tank DIW.

Sin embargo, es difícil que Schulz desaloje a Merkel. El SPD cuenta con un 24% de los apoyos, frente al 39% de la Unión Demócrata Cristiana, según la encuesta Emnid del 24 de junio. Y el aumento del Partido Democrático Libre hace más probable que Merkel forme una coalición con una formación más partidaria que ella de la austeridad.

El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quiere lograr superávits fiscales todos los años hasta 2020 y ha insinuado solo recortes de impuestos. Alemania es uno de los pocos países de la eurozona que puede bajar los impuestos e incrementar el gasto. Su rendimiento de los bonos está por debajo de cero para los vencimientos a siete años y el think tank RWI prevé un superávit en el presupuesto de 2018 de 28.000 millones. Eso sería suficiente para cubrir el gasto en inversión y las reducciones de impuestos de Schulz.

Los beneficios de estas medidas se extenderían más allá de las fronteras alemanas. Más crecimiento impulsado por la demanda nacional apoyaría la actividad económica en la zona euro y ayudaría a reducir el superávit alemán en cuenta corriente, uno de los mayores en el mundo. Si Schulz no está en condiciones de aplicar tales políticas, Merkel podría.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas