Los ‘sabios’ de la financiación avalan que Madrid no recaude el impuesto de patrimonio

El informe prevé que las regiones que quieran no apliquen el tributo

En Sucesiones, los expertos abogan por fijar un mínimo de tributación común

impuesto de patrimonio pulsa en la foto

La comisión de 21 expertos elegida por el Gobierno y las comunidades para reformar la financiación autonómica recomendará en su informe final que las regiones que así lo decidan no recauden el impuesto sobre el patrimonio. Así lo confirmaron fuentes de la comisión de sabios a CincoDías. Se trata de una decisión que afecta especialmente a Madrid, que es la única autonomía que no aplica hoy el impuesto sobre el patrimonio y que se mostró en contra de las propuestas para avanzar hacia una mayor armonización fiscal entre las comunidades.

Sin embargo, el informe de los sabios sí recomendará que el Gobierno establezca un tipo mínimo y máximo en el impuesto sobre sucesiones y donaciones para evitar las diferencias actuales, lo que se traducirá en buena parte de las comunidades en un incremento fiscal en el caso de las herencias entre familiares directos.

La comisión de expertos inició sus reuniones el pasado mes de febrero y tiene el encargo de finalizar un documento en agosto. Algunos temas, como el caso de la fiscalidad patrimonial, ya se han votado y están cerrados. La Conferencia de Presidentes celebrada el pasado mes de enero vivió uno de sus momentos más tensos cuando se abordaron los temas tributarios. Andalucía y la Comunidad Valenciana llegaron a acusar a Madrid de dumping fiscal por mantener una tributación menor. También se posicionaron a favor de una mayor armonización Extremadura, Castilla-La Mancha y Aragón, todas ellas gobernadas por el PSOE. Sin embargo, Galicia, Murcia y Castilla y León también vieron con buenos ojos reducir las diferencias fiscales actuales.

En concreto, el informe de los expertos recomienda que una norma estatal fije unos umbrales máximos y mínimos en el impuesto sobre el patrimonio y en el impuesto sobre sucesiones. Sin embargo, en el caso del impuesto sobre el patrimonio también contempla que aquellas regiones que así lo deseen puedan optar por no aplicar el tributo. Actualmente, las comunidades no pueden renunciar al impuesto, pero pueden fijar una bonificación del 100%. El efecto es el mismo.

Se debatió la posibilidad de suprimir el tributo que grava la riqueza neta, pero la medida no logró los apoyos suficientes

Un impuesto sobre el patrimonio neto como el existente en España es una figura controvertida, que ha sido eliminada en muchos países y que genera rechazo en buena parte de los expertos. La comisión de expertos que eligió el Gobierno para la reforma fiscal de 2015 recomendó su supresión. Su presidente, Manuel Lagares, también forma parte del grupo de sabios para reformar el modelo de financiación y fue elegido por Hacienda. Aun así, la opción de recomendar la supresión del impuesto sobre el patrimonio no tenía los apoyos suficientes en una mesa donde 16 de los 21 expertos han sido elegidos por comunidades autónomas. Así, se optó por avanzar hacia cierta armonización, pero con una cláusula de escape para las autonomías que no quieran aplicar el impuesto sobre el patrimonio. Este tributo recauda actualmente algo más de 1.000 millones y se aplica con carácter general sobre los contribuyentes con un patrimonio neto superior a los 700.000 euros, un umbral que comunidades como Cataluña, Extremadura o Baleares han fijado en 500.000 euros.

Un contribuyente con un patrimonio neto de cuatro millones de euros deberá pagar 59.920 euros en Extremadura por el impuesto sobre el patrimonio, el importe más elevado. Y la cuota será cero en Madrid.

El acuerdo de los expertos de establecer un tipo mínimo y máximo en sucesiones implicará una subida fiscal para aquellas comunidades que prácticamente no lo aplican en herencias que pasan de padres a hijos. Sin embargo, la medida también reducirá las sucesiones entre familiares no directos y que hoy es muy elevado. En este caso, no existirá la opción de renunciar al tributo.

Superviviente del sistema fiscal

1977. El impuesto sobre el patrimonio se aprobó en 1977. Inicialmente tenía un carácter temporal y extraordinario. Duró hasta 2008, cuando el Gobierno de Zapatero lo suprimió. El mismo Gobierno lo recuperó a partir de 2011 ante la caída de los ingresos públicos y el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha ido prorrogando su vigencia. Y nada sugiere que vaya a desaparecer.

Sucesiones. La comisión de expertos no indica cuál debería ser el tipo mínimo y máximo en Sucesiones. Los expertos de la reforma fiscal propusieron en 2014 un mínimo exento común de 25.000 euros y un tipo bajo en torno al 5% para familiares directos.

Normas