Consecuencias del 'brexit'

La UE desdeña la oferta de negociación de Theresa May

Londres intenta congraciarse con un reconocimiento a los europeos que lleven más de cinco años en Reino Unido

Bruselas califica la propuesta como claramente insuficiente

La primera ministra británica, Theresa May, llegó con bandera blanca a la cumbre europea de este jueves y viernes en Bruselas, la primera celebrada tras su batacazo electoral del 8 de junio, cuando perdió la mayoría absoluta en el Parlamento británico.

May incluso ha tanteado al resto de los líderes europeos con una oferta de negociación sobre los derechos de los residentes europeos en territorio británico tras la consumación del brexit. Pero solo recibió una respuesta entre gélida y desdeñosa por parte del bloque europeo, que minusvaloró la oferta y se limitó a contestar que deberá mejorarla y presentársela al negociador jefe de la UE, Michel Barnier, a quien Londres intenta puentear para buscar negociación directa con los diferentes gobiernos.

“Mi primera impresión es que la oferta del Reino Unido está por debajo de nuestras expectativas”, sentenció el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

 

May presentará su oferta definitiva sobre los derechos de los ciudadanos la próxima semana. Pero en la cumbre europea ofreció mantener los derechos de los europeos que lleven más de cinco años como residentes en Reino Unido a partir de una fecha aún por determinar.

Tusk señaló en la rueda de prensa final de la cumbre que la oferta de May supondría “una reducción de los derechos de los europeos en el Reino Unido, y queremos reducir ese riesgo”.

La canciller alemana, Angela Merkel, señaló que “se trata de un buen punto de partido pero no es todavía un gran avance”. Y en parecidos términos se expresó el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien aseguró que la propuesta británica “me suena bien, pero me podía sonar mejor”.

Rajoy celebra que Londres haya aceptado comenzar la negociación por los derechos de ciudadanos y residentes y recordó que para Madrid es “la prioridad absoluta”, dado que más de 100.000 españoles viven o trabajan Reino Unido.

Rajoy se mostró convencido de que se podrá alcanzar “un acuerdo que no dañe ni a los británicos ni a los europeos”. Y restó importancia al plazo de dos años de negociación. “Se puede prorrogar por unanimidad”, subrayó.

Normas