Axa se hace con el Hilton Diagonal Mar de Barcelona

La aseguradora paga 80 millones por el 55% de la firma propietaria del hotel en Diagonal Mar

Ultima la compra en niveles récord de inversión por habitación

hoteles hilton Ampliar foto

La aseguradora Axa contará en breve con una joya en Barcelona. La firma francesa está a punto de cerrar la adquisición del Hotel Hilton Diagonal Mar en Barcelona, hasta ahora propiedad de Iberdrola Inmobiliaria, la promotora que levantó el edificio en 2005.

La aseguradora ha llegado a un acuerdo, que está a punto de firmarse, para hacerse previsiblemente con el 55% de la sociedad propietaria del hotel. El resto permanecerá en manos de Iberdrola, indican fuentes conocedoras del proceso. Las partes han valorado en 145 millones de euros el establecimiento, por lo que la francesa pagará alrededor de 80 millones por hacerse con el control de un inmueble gestionado por la cadena Hilton. En los últimos días, ambas empresas han estado negociando el porcentaje que finalmente sale a la venta, que todavía puede cambiar.

La filial inmobiliaria de Iberdrola puso a la venta hace tres meses el edificio, con asesoramiento de la consultora Irea. Se trata de un inmueble destinado al turismo vacacional y de convenciones, en la zona de Diagonal Mar, junto al centro comercial del mismo nombre que compró Deutsche Bank el pasado año por 495 millones.

El establecimiento, de cuatro estrellas, está a 400 metros de la playa, cuenta con 413 habitaciones y 20 suites, dispone de un gran salón para 1.000 invitados y 15 salas de reuniones.

Fue construido por Iberdrola, tras alcanzar una acuerdo con la cadena Hilton, diseñado por el arquitecto Óscar Tusquets. Se trata de una de las joyas que la empresa –que también ha retomado tras la crisis la promoción de viviendas– tiene en su negocio patrimonialista. Dispone de una cartera de patrimonio en explotación superior a los 200.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable, con una valor de los activos de más de 600 millones de euros, según la compañía.

Con esta compra, Axa refuerza su apuesta por segmento turístico y se suma a la aseguradoras que han vuelto al negocio inmobiliario en España. Estas empresas, habitualmente conservadoras en sus inversiones, eligen inmuebles relevantes que aporten rentas seguras por alquiler. En los últimos meses, firmas como Generali, Catalana Occidente, Mutua Madrileña, PSN o el Consorcio de Compensación de Seguros han realizado relevantes compras, entrando en un mercado que hasta prácticamente 2015 estaba solo copado por los fondos oportunistas y las socimis.

Axa ya había invertido en el mercado hotelero español en los últimos tiempos. En Madrid se hizo con el Cine Rex de Gran Vía a través de Axa Real Estate, su brazo inmobiliario. Una operación por la que desembolsó alrededor de 40 millones de euros a la firma Equity Inmuebles SL, controlada por las familias Mazin, Calero y Briones. El futuro establecimiento hotelero será gestionado por Room Mate, en el que será el desembarco de la cadena en la arteria madrileña y que abrirá sus puertas entre 2018 y 2019.

En la misma Gran Vía, compró el inmueble del número 37, el antiguo cine Avenida, por cerca de 80 millones, y donde H&M tiene uno de sus buques insignias en la ciudad.

Operación récord

La valoración otorgada al inmueble, 145 millones, sitúa a la operación como la mayor transmisión en lo que va de año realizada en Barcelona y por delante del antiguo Silken Diagonal, que se cerró este mes de mayo pese a que fue anunciada el año pasado. El fondo Benon Elliot se hizo así con el establecimiento de manos de Bank of America Merrill Lynch, que había asumido su deuda en 2015.

Ese precio implica un importe de unos 335.000 euros por cada una de las 433 habitaciones, explican fuentes del sector. Una cuantía que se justifica en buena parte por la moratoria para hoteles de nueva planta puesta en marcha por el ayuntamiento de Ada Colau, que ha impulsado las transacciones de inmuebles ya existentes. “Este precio hace dos años no se habría podido lograr”, afirman.

Normas