Harvinder Sian, responsable de tipos de interés de Citi
Harvinder Sian, responsable de tipos de interés de Citi

Harvinder Sian: “El fin de los estímulos puede causar un shock inesperado en los bonos”

El experto pone en duda que el BCE pueda cumplir la meta de inflación del 2%

Advierte del riesgo de un alza de tipos antes del fin de las compras de deuda

El responsable de tipos de interés de Citi lanza algunas advertencias de cara a la inversión en renta fija. Para los próximos meses, los bonos estarán condicionados por una suerte de alineamiento de planeta en los bancos centrales. Será el año del fin de las compras del BCE, de la reducción de balance de la Fed y también de movimientos de repliegue en China y Japón. En el medio plazo, Harvinder Sian duda de la capacidad de los bancos centrales de cumplir los objetivos de inflación marcados en sus políticas monetarias, en especial del BCE. En definitiva, situaciones ante las que los inversores en bonos deberán estar alerta.

¿Cuál debe ser la estrategia del BCE en su retirada de estímulos?

Lenta y muy cuidadosa, es una especie de pulso con los mercados financieros. El BCE puede tener miedo a que se repita la experiencia de alza de tipos que provocó el anuncio del tapering de la Reserva Federal de EE UU en 2013. Hasta el momento, el BCE ha sido muy claro en que los tipos de interés solo subirán cuando hayan finalizado las compras de deuda. El riesgo para el mercado es que Mario Draghi quiera dejar abiertas las opciones del BCE. Algunas voces apuntan a que la idea de no subir tipos hasta haber acabado las compras de deuda debería debatirse. Pensamos que podría haber sorpresas para los inversores si ese guion inicial no se cumple así. Los bancos ya han subido en Bolsa ante la expectativa de alza de tipos y el BCE tiene que ser muy honesto en este proceso. La complejidad del proceso va a estar en si habrá debate en el BCE sobre si subir los tipos antes o no del fin del QE. Será difícil no ver volatilidad alrededor de este tema.

¿En qué momento podría esperarse entonces un alza de tipos en la zona euro?

Pensamos que el alza de tipos llegará en 2019, que será presentado como un ajuste técnico. El mercado lo está poniendo en precio para finales de 2018. Pero no se trata solo de que hayan mejorado las condiciones económicas de la zona euro sino de que se logren los objetivos de inflación. Creo que alcanzarlos va a ser un problema, no está claro que la zona euro pueda llegar al 2% de inflación.

¿Por qué motivos? ¿Cree que había que revisar el mandato del BCE en ese sentido?

En primer lugar, hay que ver por qué en el pasado Trichet o Duisenberg hablaban del objetivo del 2% y es porque había burbujas de precios en países como España, donde la inflación estaba en el 3%, 3,5%, frente a los países del norte, con niveles inferiores, de 1%, 1,25%. La media de la zona euro rondaba el 2%. Ahora la supervivencia de la zona euro es una cuestión de equilibrio presupuestario y también de ser más competitivos. El proceso de inflación es muy diferente antes y después de la crisis, ahora es más difícil alcanzar el objetivo del 2%.Se trata de un fenómeno global que han de tener en cuenta los inversores. La inflación en los países desarrollados en los últimos años ha estado por debajo de las expectativas y la razón está en los precios del petróleo. Se ha perdido la fe por parte de particulares y empresas en que los bancos centrales alcancen sus objetivos de inflación. Hay un problema estructural en los precios. La expectativa de baja inflación domina el tejido empresarial, ha invadido el sistema. Ha sido bueno para la inversión en bonos, pero sería erróneo para los inversores de deuda mirar solo al crecimiento económico, la inflación es mucho más importante.

¿Puede haber un problema con la sostenibilidad de la deuda de países con España o Italia con tipos más altos?

El BCE ha mitigado la volatilidad con sus compras, pero habrá ajustes en el mercado. Italia es el gran foco de inquietud. La prima de riesgo italiana puede colocarse en los 300 puntos básicos con las elecciones, es un movimiento fuerte que da una idea de cómo pueden moverse los precios. Italia no va a cambiar los planes del BCE. No es posible retrasar la salida del QE porque no habrá deuda disponible para comprar, especialmente de Alemania, el país más grande. Pero el BCE sí podría ir haciendo cambios tácticos en las compras de deuda durante 2017, para ganar tiempo. Respecto a España, la confianza ha vuelto. Es el único país de la zona euro del que no sabría decir si es core o periférico, su crecimiento económico es bastante saludable.

¿La reducción de balance de la Fed puede ser otro problema para el mercado?

Un mensaje desacertado puede sacudir el mercado, lo harán muy despacio. Y será manejable. El vencimiento de bonos soberanos de EE UU en los próximos dos años será como máximo el equivalente al 1% del PIB de EE UU. Pero 2018 puede ser un año más difícil para el mercado de bonos. No será cuestión solo de la Fed sino de un efecto más global, que también incluye a China, donde se han hecho las mayores compras de deuda durante la crisis, con un gran aumento de las reservas. Tenemos todo este gran flujo de estímulos absorbiendo los déficit. Esto se va a terminar y puede causar un shock inesperado. Es un fenómeno global que va a impulsar al alza los rendimientos.

¿Han asumido los bancos centrales demasiado riesgo en balance, eso será un lastre ante futuras crisis?

No se podrán recortar tipos con la misma intensidad, no sin elevar los objetivos de inflación. El BCE estará en una posición peor por la arquitectura de la unión monetaria. En caso de un nuevo shock estaríamos más preocupados por la zona euro por las restricciones legales que tiene el BCE, su política estaría más limitada.

Normas
Entra en EL PAÍS