Eurogrupo
El ministro de Economía, Luis de Guindos. EFEEmilio Naranjo
El ministro de Economía, Luis de Guindos. EFE/Emilio Naranjo

Guindos espera reembolsar la cuarta parte del rescate este mismo año

España adelanta la devolución de otros 3.000 millones de euros de los 41.000 recibidos

La amortización completa del préstamo del MEDE aliviará la vigilancia de Bruselas

España tiene previsto amortizar antes de fin de año el 23,3% de los 41.333 millones de euros concedidos en 2012 por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para la reestructuración de la banca, según el informe anual publicado hoy por ese organismo.

El MEDE, dirigido por Klaus Regling, asegura que sus condiciones de financiación generan un ahorro para el presupuesto español. Pero el Gobierno acelera la amortización para librarse del estigma reputacional del rescate, especialmente perjudicial ahora que España intenta recuperar su presencia en el comité ejecutivo del BCE y ganar peso en la gestión económica de la zona euro.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, que asiste hoy en Luxemburgo a la reunión anual de gobernadores del MEDE, ya realizó este miércoles el quinto pago adelantado de un préstamo cuya amortización estaba prevista realizar entre 2022 y 2027.

El Gobierno no oculta su intención de liberarse cuanto antes de una deuda que somete a España a una vigilancia reforzada como la que soportan los tres países cuyo rescate ya ha terminado (Irlanda, Portugal y Chipre).

En julio de 2014, solo seis meses después de concluido el rescate de la banca, España ya amortizó 1.300 millones de euros. Y tras el pago de esta semana, ya ha devuelto 7.600 millones (incluidos 308 millones que no se llegaron a utilizar), cifra que Guindos espera elevar casi a 10.000 milones antes de fin de año.

La apresurada devolución del préstamo continúa a pesar de que, según el MEDE, España ha logrado hasta ahora un ahorro anual entre 2013 y 2016 equivalente al 0,2% del PIB, es decir, casi 9.000 millones de euros.

España, sin embargo, es el país menos beneficiado de los cinco socorridos por el MEDE. En Irlanda, el ahorro anual todavía equivale al 0,3% de su PIB; en Portugal, el 0,7% y en Chipre, el 2,1%. En Grecia, que todavía sigue sin ser capaz de salir al mercado, el ahorro en 2016 equivalió al 5,6% de su menguante PIB.

Fragilidad

El informe anual del MEDE hace balance de la situación de los cinco países deudores y, en el caso de España, señala que "la condición de financiera de los bancos es estable", diagnóstico que contrasta con la reciente resolución del Banco Popular y las dificultades bursátiles que sufre Liberbank.

El MEDE reconoce que "la rentabilidad del sector sigue siendo débil" y todavía cayó un 33% en 2016, en parte como consecuencia del creciente número de litigios que afrontan las entidades.

El ratio de préstamos fallidos mejoró hasta el 9,1%, pero gracias, en parte, a la caída de un punto en la concesión de crédito. Los ratios de capital continúan por debajo de la media europea, pero por encima de los niveles exigidos.

El MEDE también recuerda que los bancos españoles superaron "satisfactoriamente" las pruebas de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Unas pruebas cuya credibilidad ha quedado en entredicho tras la debacle del Popular, que también las aprobó.

Normas
Entra en EL PAÍS