Janet Yellen
La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen. EFE/Archivo EFE

La Fed sube los tipos al 1,25% y reitera que los volverá a subir este año

Aumenta el precio del dinero en un cuarto de punto

Es el tercer alza en siete meses

La Reserva Federal no suele defraudar y una vez más cumplió con el guion previsto.Tal y como auguraba el mercado, el banco central estadounidense ha decidido dar un paso más en el proceso de normalización monetaria y ha acordado este miércoles elevar los tipos de interés en 25 puntos básicos.Con esta alza, la tercera en menos de siete meses, el precio del dinero pasa a situarse entre el 1% y el 1,25%. Los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) mantienen su previsión de subir las tasas una vez más este año.Es decir, si finalmente se cumple este escenario al cierre de 2017 los tipos se situarán entre el 1,25% y 1,5%.

La decisión ha contado con el visto bueno de todos los miembros del comité excepto de Neel Kaskari, presidente de la Fed de Minneapolis que abogó por mantener el precio del dinero sin cambios. "La información recibida indica que el mercado de trabajo ha seguido fortaleciéndose y que la actividad económica crece de manera moderada", señala el comunicado divulgado al término de la reunión.

Los datos conocidos en los últimos días muestran que la ralentización del primer trimestre fue menor de la esperada. Además, la tasa de desempleo cerró mayo en el 4,3%, la cifra más baja en los últimos 17 años. "Los aumentos de empleo se han moderado, pero han sido sólidos. El gasto de los hogares ha aumentado en los últimos meses y la inversión fija empresarial ha seguido la tendencia alcista", remarca.

Pero sin lugar a dudas es la inflación el dato que analizan con lupa antes de tomar cualquier decisión. "La tasa ha mostrado signos de debilidad en los últimos meses y la subyacente (aquella que excluye energía y alimentos procesados) continúa por debajo del objetivo del 2%", señala el comité. Posteriormente, Janet Yellen ha reconocido que el IPC está por debajo de las expectativas, pero confía que los próximos años se estabilice. "Aunque la inflación es inferior a lo previsto, es el momento de subir los tipos", ha remarcado la presidenta de la institución. el miércoles, se publicó el dato de IPC de mayo que bajó un 0,1% respecto a abril y en tasa interanual se sitúa en el 1,9%. Con la vista puesta en los próximos ajustes, las máximas que guían la intervención de la Fed son garantizar el pleno empleo y que la estabilidad de los precios. "Los riesgos a corto plazo para las perspectivas económicas parecen estar más equilibrados", apunta el comité.

Una de las incógnitas de los últimos tiempos es cuándo la Fed comenzarán a reducir su balance, actualmente en los 4,5 billones de dólares. "El comité mantiene su política de reinversión de los pagos de la deuda y espera comenzar a implementar un programa de normalización este año, siempre y cuando la economía evolucione de acuerdo a las estimaciones", subrayan. La institución tiene previsto llevar a cabo una reducción inicial de 6.000 millones de dólares mensuales, que se incrementará en otros 6.000 cada tres meses para alcanzar en un año los 30.000 millones al mes. Para la deuda de activos respaldados por hipotecas la reducción inicial será de 4.000 millones al mes y al cabo de un año alcanzará los 20.000 millones de dólares.

Como ya hiciera el BCE la semana pasada, la Fed actualizó sus proyecciones macroeconómicas. De acuerdo a lo señalado por Janet Yellen, el banco central de EEUU prevé que la primera economía del mundo crezca este un 2,2%, una décima más de lo anunciado en marzo. Para 2018 mantiene sin cambios su estimación de alza de PIB del 2,1%. También mejoraron los pronósticos de desempleo, que bajará al 4,3% este año, frente al 4,5% inicial. Sin embargo, al igual que en Europa, la inflación sigue siendo el talón de Aquiles. De acuerdo a las últimas estimaciones, el IPC cerrará el ejercicio con un alza del 1,6%, tres décimas por debajo de lo augurado en marzo y del objetivo del 2%. A pesar de esto, Yellen aseguró que seguirá con el proceso de subida de los tipos para evitar el sobrecalentamiento de la economía.

El anuncio sirvió de revulsivo momentáneo para las Bolsas. A pesar de que los principales índices de Wall Street repuntaron en torno a dos décimas nada más conocerse una noticia que ya descontaban. El S&P 500 ha cerrado en rojo, mientras que el Dow Jones ha avanzado un 0,22%. El Nasdaq, que atraviesa unas jornadas particularmente complicadas, fue el que menos notó la decisión de la Fed y ha caído  un 0,4%. Fue el dólar el que experimentó la mayor variación. Ha conseguido mitigar las caídas de la jornada con respecto al euro para terminar la comparecencia con una leve alza.

Normas
Entra en EL PAÍS