Las agencias de viaje denunciarán a IAG ante la Comisión Europea

Consideran que la decisión de cobrar un recargo viola la legislación de la UE

La patronal europea presentará una demanda similar a la de Lufthansa en 2015

IAG
El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, junto al presidente de Iberia, Luis Gallego y el presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto.

Las agencias de viaje van a llevar su contencioso con IAG (dueña de Iberia, Vueling y British Airways) ante la Comisión Europea. La matriz de Iberia y British Airways anunció el lunes que cobrará a partir de noviembre un recargo de 9,5 euros a los billetes de avión que no se reserven a través de sus canales de venta.

Tradicionalmente, las agencias de viaje y los grandes operadores por internet, como Destinia o Expedia, compran los billetes a través de los sistemas globales de reserva, conocidos como GDS por sus siglas en inglés, operados por compañías como Amadeus, Travelport o Sabre.

La decisión de IAG de obligar a contratar los billetes a través de sus canales de venta propios ha soliviantado a las agencias de viajes, que denuncian que la decisión tendrá varias consecuencias en el corto plazo. “Es un incremento encubierto de precios y en muchos casos obligará a las agencias a tener que vender a pérdidas, ya que el coste sobrepasaba en mucho en el que incurrían acudiendo a los GDS”, apuntan desde la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

También reivindican que ese sobrecoste se tendrá que trasladar obligatoriamente a los usuarios, que verán encarecidos sus billetes, especialmente aquellos que hagan vuelos con distintas bases tarifarias (cada una de ellas se vería encarecida con un recargo). Así un billete de ida y vuelta con distintas clases para cada trayecto supondría un sobrecoste de 18 euros.
Los afectados representados en la Comisión Aérea de la Confederación Española de Agencias de Viajes mantuvieron ayer por la mañana una reunión de urgencia y decidieron de forma unánime solicitar a la patronal europea ECTAA que presente una reclamación ante la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea, tal y como hizo hace dos años con Lufthansa. En junio de 2015, la aerolínea de bandera alemana anunció la imposición de un suplemento de 16 euros por cada reserva que se hiciera en los GDS, del que quedarían eximidos todos aquellos operadores que compraran billetes a través de los canales de reserva de Lufthansa.

En su demanda, la ECTAA consideraba que la decisión vulneraba algunos artículos del reglamento 80/2009, que fija las directrices del código de conducta de los GDS. En concreto, la patronal demandante creía que conculcaba los artículos 10.4 y 10.5 del reglamento.
El primero de ellos establece en su redacción que “las compañías matrices no favorecerán su propio sistema informatizado de reserva (SIR) asociando directa o indirectamente el uso de un SIR específico por parte de un abonado a la percepción de una comisión u otro incentivo, ni a la aplicación de medidas disuasorias, para la venta de sus productos de transporte”, mientras que el segundo fija que “las compañías aéreas matrices no favorecerán su propio SIR exigiendo a un abonado de manera directa o indirecta el uso de un SIR específico para la venta o expedición de billetes para cualquier producto de transporte que le proporcionen directa o indirectamente”. Las autoridades comunitarias aún no han emitido un dictamen sobre la demanda interpuesta en julio de 2015 contra Lufthansa.

Recargo sobre reserva o tarifa

La decisión de IAG de establecer un recargo a las reservas fuera de sus canales de venta no es igual que la aplicada por Lufthansa a mediados de 2015.

Lufthansa. Fijó un suplemento de 16 euros por reserva, con independencia del número de escalas que tuviera el vuelo reservado o la clase de los billetes.

IAG. El recargo de 9,5 euros se establece sobre la base tarifaria. Un billete de ida y vuelta desde Madrid a Barcelona con distinta clase (business o turista con o sin restricciones, touroperadores, grupos o acuerdo especiales) para la ida o la vuelta estaría gravado con dos recargos (19 euros). Asimismo un vuelo internacional con tres escalas y distinta clase en los billetes tendría un suplemento de 28,5 euros.

Normas