Ignacio Araluce (Foro Nuclear): “El 40% de los ingresos de las centrales se va en impuestos”

El presidente de Foro Nuclear pide un nuevo marco regulador que haga viable a las diferentes fuentes de energía y corrija la distorsión generada por los bajos precios de las renovables

Ignacio Araluce
Ignacio Araluce, presidente de Foro Nuclear. Cinco Días

Ignacio Araluce (San Sebastián, 1955), físico de profesión con 38 años de experiencia en la industria de los átomos y protones, asumió en marzo pasado la presidencia de Foro Nuclear en un momento candente para el sector.

La controversia suscitada por la posibilidad de que se amplíe la licencia de explotación de Garoña, la planta más antigua de España, ha puesto a su asociación en la primera línea de defensa de su actividad.

La energía nuclear tiene reputación de peligrosa. En los 21 años que trabajó en Almaraz, ¿alguna vez temió por su seguridad?

Nunca. Las centrales son muy seguras. Cualquier actividad industrial conlleva un riesgo y la nuclear, por supuesto, no es la excepción. Pero el rigor con que se diseñan, fabrican y operan todos sus componentes es de los más altos del mundo. Todos los equipos están duplicados, triplicados o cuadruplicados y son alimentados por sistemas eléctricos, de agua o vapor independientes, de forma tal que la posibilidad de fallos sea mínima.

Pero con los años esos componentes se desgastan. Garoña tiene más de 40.

La gente piensa que las centrales se diseñan para 40 años y, si pasan de ese tiempo, ya son viejas y, por tanto, peligrosas. No es así ni mucho menos. Las centrales se diseñan con unos supuestos muy conservadores. Desde el primer día se van vigilando todos los parámetros. Es como si alguien se chequeara continuamente en el médico. En el caso de Garoña, las mediciones dicen que está perfecta y puede funcionar maravillosamente durante muchísimo más tiempo. Así lo ha dictaminado el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y no es un caso singular: en el mundo hay cantidad de centrales que llevan funcionando mucho más de 40 años.

El operador la desconectó antes de que venciera su licencia porque no era rentable. Si el problema es económico, ¿qué sentido tiene reabrirla?

La falta de rentabilidad es un problema que afecta a todo el sector. En los últimos años se ha ido gravando a las nucleares con una serie de tasas e impuestos estatales y autonómicos que, en conjunto, suponen algo más del 40%, no de los beneficios, sino de los ingresos. El margen que le queda para pagar los costes de operación y mantenimiento es mínimo. ¡Se ha quedado sin márgenes!

¿Usted pediría una rebaja de la fiscalidad?

Pediría dos cosas. Primero, que una fuente fundamental en el mix energético español sea viable, que no pierda dinero. Y eso se puede conseguir bajando los impuestos, que son excesivos y habría que negociar. Pero además, que se establezca un nuevo marco regulador que haga viable a las diferentes fuentes de energía, algo que ahora no es posible porque el mercado está distorsionado.

¿A qué se refiere?

A que el valor del kilovatio/hora ha caído muchísimo porque últimamente las renovables han crecido bastante y, como no tienen coste de combustible, pueden entrar al mercado diario a un precio ridículo. Es como si usted tuviese un coche de gasolina y yo uno eléctrico de placas solares, y alguien nos pide que lo llevemos a Barcelona. ¿Quién le cobra menos? El coche eléctrico me ha costado caro, pero ya lo tengo y no necesito gastar en combustible. Entonces, aunque me paguen poco, me compensa porque es mejor eso que no recibir nada. A usted, en cambio, no. Si le pagan menos de lo que le cuesta la gasolina, pierde dinero. Las renovables son como ese coche eléctrico. Eso ha distorsionado el mercado y ocasionado que las nucleares no sean rentables. Las renovables ahora son competitivas. La semana pasada subastaron 3.000 megavatios sin necesidad de prima, algo que era impensable hace algunos años...

Mérito de las renovables.

Sí, sí, sí, son maravillosas y hay que instalar más. Su problema es que dependen del sol y del viento y no pueden asegurar una energía continua. Si quieres tener un suministro estable, necesitas diferentes fuentes de energía y hacer que sean viables. La nuclear le da estabilidad al sistema y no emite CO2. Eso tiene un valor y debe contemplarse en un nuevo marco regulatorio.

¿Está pidiendo que se penalice a las renovables y se prime a la nuclear?

No, no, no. Los costes de diseño y construcción de las renovables han bajado y ya no necesitan primas. Lo que digo es que las demás energías se paguen a precio de mercado, pero que, además, tengan un ingreso en términos de capacidad y aseguramiento del suministro, una especie de prima. Hay que tener en cuenta que los impuestos que gravan a las nucleares superan en mucho a los que gravan a las demás fuentes. Entonces, no es solamente que no está primada... ¡es que está penalizada!

Ignacio Araluce
Ignacio Araluce, presidente de Foro Nuclear: "No es solamente que la energía nuclear no está primada... ¡es que está penalizada!". Cinco Días

Si se amplía la vida útil de las centrales, el volumen de residuos radiactivos aumentará. ¿España está preparada para gestionarlos?

Sí, esa es la función de Enresa. Las tasas que pagamos las nucleares para financiar el fondo de Enresa se han incrementado muchísimo en los últimos años, no solo para financiar la gestión del combustible gastado, sino también el desmantelamiento futuro de las centrales.

Sin embargo, el Tribunal de Cuentas dice que son insuficientes.

El tribunal ha hecho una extrapolación al año 2085 y dice que podría haber un déficit de entre 1.450 y 1.800 millones. Entonces, da una serie de recomendaciones, entre ellas, que se revisen las tasas año a año para ver si cubren los costes de gestión... El objetivo es que no se deje un legado económico a nuestros hijos y nietos y me parece sensato.

¿Qué es mejor: construir un almacén centralizado (ATC) en Villar de Cañas o potenciar almacenes individuales (ATI) en cada central?

El ATC, desde luego. El control, la vigilancia y gestión de los productos radiactivos son siempre más eficientes y sencillos si están todos juntos en un solo sitio que si los tienes dispersos en muchos emplazamientos. Así, además, el futuro desmantelamiento de las centrales será mucho más fácil porque no tendrán dentro residuos de alta actividad.

¿El transporte no es peligroso?

No es algo nuevo. En el mundo se han hecho varios millones de kilómetros de transporte de combustible gastado y nunca ha pasado nada.

¿Y en el lugar? Hace pocos días se produjo un accidente en un almacén de residuos nucleares en Estados Unidos.

En Hanford, Washington..., pero ese almacén es totalmente diferente [al que se piensa construir en Villar de Cañas]. Los han comparado, pero tecnológicamente no tienen nada que ver. En Hanford hay un almacenamiento de tierras y de residuos de los años cuarenta o cincuenta, con un diseño que no tiene nada que ver con el ATC. Lo que se quiere hacer en España es un almacenamiento en seco, abovedado, similar al que funciona en Holanda.

Normas