Solo Rusia puede devolver su grandeza a la OPEP

La restricción de la oferta de petróleo solo triunfará con la ayuda del mayor productor

Los perforadores de EE UU están recuperándose y Trump planea liberar más reservas

Los ministros de Energía saudí, Khalid al-Falih, y ruso, Alexander Novak, el pasado día 15 en Pekín.
Los ministros de Energía saudí, Khalid al-Falih, y ruso, Alexander Novak, el pasado día 15 en Pekín.

La OPEP y Rusia tienen razones de peso para hacer permanente su alianza temporal. El preacuerdo para vaciar las existencias mundiales de crudo restringiendo la oferta solo triunfará con la ayuda continuada del mayor productor de oro negro. Con los perforadores estadounidenses en rápida recuperación y el presidente Donald Trump planeando liberar más barriles de la reserva estratégica, Moscú puede darle al cártel la influencia que le falta.

El ministro ruso de Energía, Alexander Novak, no estará en la sala el jueves en Viena cuando se reúnan sus 13 homólogos de la OPEP para discutir los niveles de producción. Sin embargo, su presencia se dejará sentir. Rusia ya contribuye a los recortes con una sexta parte de los 1,8 millones de barriles por día acordados por el cártel en enero. Sin una promesa de seguir igual, las posibilidades de la OPEP de revertir la caída de los precios de este año, de casi el 7%, serían escasas.

Los intereses de Rusia están ahora más alineados con los miembros más influyentes del grupo, entre ellos Arabia Saudí. La competencia por una mayor cuota del mercado ha sido sustituida por un interés común por vaciar los arsenales, que siguen por encima de su promedio de los últimos cinco años en las principales naciones industriales consumidoras.

Moscú y Riad también comparten muchos desafíos económicos. El FMI prevé que Rusia salga en 2017 de dos años de recesión, pero con un crecimiento anémico en torno al 1,4%. Garantizar que los precios del crudo no bajen de los 30 dólares por barril, como a principios del año pasado, es esencial para sostener su recuperación económica.

Pero eso requerirá cooperación continua. El repunte de los precios ya ha reavivado la perforación en EE UU, donde la producción ha subido un 10% desde el verano pasado. Eso atenúa el impacto de los recortes de la OPEP. El último plan de Trump de vender la mitad de los 688 millones de barriles de la Reserva Estratégica de Petróleo del país en los próximos 10 años añade presión a los precios.

Con el mundo aún inundado de crudo, la OPEP y Rusia, que controlan casi el 45% de la oferta mundial, tienen más que ganar con una alianza permanente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas