NH y Meliá meten la tijera en los sueldos del Consejo de Administración

Las retribuciones de los consejeros bajaron un 43% en NH y un 43% en Meliá

El consejero ejecutivo de NH percibió un 66,2% menos que en 2015

hoteleras del Ibex 35 Ampliar foto

Las dos grandes hoteleras cotizadas (Meliá y NH) obtuvieron el pasado ejercicio unos resultados históricos. NH volvió a beneficios y repartirá dividendo tras nueve años sin tenerlos, mientras que el beneficio neto atribuible de Meliá creció un 180% hasta superar los 100 millones de euros. Unos máximos que no se han traducido en un incremento de las retribuciones de los consejos de administración.

Más bien todo lo contrario. Las dos compañías han metido la tijera en las remuneraciones de sus consejos. Especialmente significativo es el ajuste de NH. El pasado ejercicio, la compañía dirigida en la actualidad por Ramón Aragonés, nombrado el pasado mes de enero, pagó a sus consejeros un total de 1,25 millones de euros, lo que supuso un recorte del 43% frente a los 2,20 millones abonados el ejercicio anterior. Es la cifra más baja desde 2012, en el que la remuneración se limitó a 737.000 euros.

El ajuste ha sido aún mayor en el salario percibido por el ya exconsejero delegado Federico González Tejera. En 2015 ganó 1,46 millones de euros y doce meses después su remuneración cayó un 66,2% hasta los 496.000 euros. Es la remuneración más baja que ha percibido el ex directivo de NH, que fue nombrado consejero delegado en noviembre de 2012. Entre 2013 y 2015 su salario anual superó el millón de euros y tocó techo en 2014 cuando fue de 1,62 millones (un 62% de la retribución del consejo). De los 496.00 euros que percibió González Tejera en 2016, su salario base fue de 451.000 euros, a lo que hay que sumar 18.000 euros por su presencia en el consejo de administración, 12.000 en dietas más 15.000 en otros conceptos. La suma de todas esas cifras llega a los 496.000 euros. El principal ajuste se produjo en el salario base que pasó de 950.000 a 451.000 euros seguido por la supresión de la retribución variable, que un año antes fue de 466.000 euros. También la remuneración fija por ser consejero fue mayor en 2015 (38.000). Todos esos ajustes se vieron compensados por una indemnización de 2,5 millones de euros por su salida.

Algo parecido sucedió en Meliá. El Consejo ganó 2,21 millones en 2016, un 23,8% menos. El consejero delegado Gabriel Escarrer percibió 1,25 millones, un 21,5% menos. Sin embargo, esa cifra es muy superior a la de 2012 (760.000 euros), en 2013 (683.000) y en 2014 (702.000 euros). La última remuneración de Escarrer se divide de la siguiente manera: un salario base de 710.000 euros, a lo que hay que añadir 22.000 euros de remuneración fija por su cargo de consejero ejecutivo, 38.000 en concepto de dietas y 364.000 euros en retribución variable, lo que da un total de 1,13 millones de euros. Finalmente otros 116.000 euros que proceden de la retribución de otras sociedades del grupo hasta los 1,25 millones.

Normas