¿Qué cubre la garantía si el coche sale defectuoso?

La duración de la cobertura para los vehículos nuevos es de dos años

A partir de los seis meses, el conductor debe demostrar que el defecto es de fábrica para reclamar una devolución

talleres de coches
Un hombre examina el motor de su vehículo tras una avería.

Si no ha tenido la mala suerte de comprar un coche defectuoso, seguramente no sabe lo que le cubre la garantía. ¿Por qué el hipermercado cambia la aspiradora o devuelve el dinero y el concesionario no?

En primer lugar, “porque no se trata del mismo precio”, dicen en la asociación de consumidores Facua, pero además, son políticas comerciales concretas que aplican este tipo de tiendas. Mientras que “estas buscan que el consumidor vuelva a comprar, los concesionarios son conscientes de que no se compran coches todos los días”, precisan.

La garantía ampara al consumidor en la compra de un vehículo como en cualquier otro bien de consumo, asegura Elena Grande, directora del área jurídica de Dvuelta. Y su duración es de dos años para los nuevos y solo un año cuando son de segunda mano. En este periodo, el comprador tiene el derecho a exigir al vendedor la reparación o sustitución en caso de avería. Incluso puede solicitar el cambio si, una vez reparado, el coche no queda bien, aunque los concesionarios siempre optan por la reparación.

Es muy raro que cambien el coche o devuelvan el dinero si no se va a los tribunales; matricular otro coche supone al concesionario volver a pagar un 25% de impuestos, según Dvuelta

Pero “el problema muchas veces radica en que es el propio taller de la marca el que certifica la reparación”, señala Grande. “Es muy raro que cambien el coche o devuelvan el dinero si no se acude a los tribunales, entre otras razones, porque matricular otro coche a nombre del comprador le supone al concesionario volver a pagar hasta un 25% de impuestos”, explica. En los tribunales es también habitual que los jueces se inclinen por otorgar una compensación económica por los perjuicios ocasionados, añade.

¿Cómo obrar si le entregan un coche con defecto? El afectado debe saber que es al concesionario al que debe reclamar (o sea, a quien le ha vendido el coche), “que ya se encargará él de pelearse con el fabricante”, sugieren en Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Es recomendable recurrir a organizaciones de consumidores porque hacen más fuerza. Este tipo de entidades valoran si se cuenta con pruebas suficientes para ganar ante un posible juicio. Hay que saber, asimismo, que existen dos tipos de garantías: la legal y la comercial. Aunque la legal es de dos años, la ley fija un plazo de seis meses en los que el vendedor tiene que responder por los defectos del vehículo. A partir de este periodo, es el conductor el que debe demostrar que los fallos son de origen, algo que, según avisan en Facua, “es muy difícil”.

En muchas ocasiones, los concesionarios exigen que el comprador haga un peritaje al coche, cuyo coste oscila entre los 200 y 600 euros, para demostrar que es un fallo de origen. Los plazos cuentan y mucho. Por eso es clave dejar constancia por escrito de cualquier reclamación interpuesta.

La garantía comercial (tres, cinco y siete años según la marca) es una extensión de la legal, con las condiciones que fije el vendedor. “Es importante leerla con detenimiento, porque, aunque incluye otros servicios o componentes, puede excluir coberturas y tener límite de kilómetros, pese a que la garantía comercial se paga en el momento de la compra del coche”, indica Grande.
En caso de reparación, se interrumpe la garantía los días que el coche esté en el taller, y existe otra adicional de seis meses desde la recogida.

  1. Motocicletas. Garantías superiores al plazo obligatorio establecido por la ley es también una constante en el mercado de motocicletas en España, como herramienta de reclamo para los compradores, aseguraElena Grande, directora del área jurídica de Dvuelta. Y aunque pueden tener menor coste que otros vehículos, tampoco es una práctica habitual el cambio o la devolución del dinero en caso de defecto.
  2. Garantía comercial. Las ventajas son las de cubrir aspectos que la garantía legal no ampara o ampliar su duración, como disponer de un vehículo de sustitución durante las revisiones o cubrir determinadas piezas de desgaste. “También puede servir para no tener que discutir la causa de una avería para determinar si la reparación está o no cubierta”, precisan en AEA. 
  3. Reparaciones. Aunque el comprador pague la factura de la avería, en caso de reclamación por defecto de fábrica, tendrá derecho a la devolución del dinero. No obstante, en algunas ocasiones, las marcas podrían no cubrir la reparación, alegando que el coche ha sido manipulado fuera de sus talleres oficiales, advierte Grandes, con lo cual es mejor acudir a los talleres oficiales.
  4. Más protección. Según Dvuelta, Kia (siete años de garantía o 150.000 km), Hyundai (cinco años sin límite de km), Fiat (hasta seis sin límite de km) y Lexus (cinco años o 160.000 km) son las marcas con mejores garantías. Entre tres años o 100.000 km están Cadillac, Chevrolet, Dacia, Honda, Smart; y la mínima (dos años), Alfa Romeo, Ford y Seat, entre otras.

De cara a una posible reclamación, nunca hay que olvidar un informe detallado de la intervención en el vehículo con fecha de entrega y devolución, factura (aunque sea a coste cero) y, lo que también es muy importante, asegurarse de que no se usan piezas reparadas (salvo que el conductor esté conforme). Algo que ya ha provocado algunos conflictos en el pasado.

Fallos mecánicos, eléctricos o electrónicos, no provocados por el desgaste o la falta de mantenimiento (mano de obra y piezas), o el desgaste de piezas como resultado de un defecto del coche son elementos cubiertos por la garantía legal, que no incluye cristales, neumáticos, pastillas de frenos, aceite o filtros. Tampoco cubre los daños derivados de la negligencia del conductor: no pasar las revisiones, la inclusión de elementos no homologados, amañar los kilómetros, etc.

No obstante, una vez caducada la garantía, las marcas son responsables durante 10 años de los productos por los daños ocasionados. Algo que en Estados Unidos provoca indemnizaciones millonarias “ejemplarizantes”, aseguran en Automovilistas Europeos Asociados. Por eso, las marcas, ante cualquier fallo de seguridad, llaman a revisión a los coches.

Los profesionales, excluidos de la protección

considerados consumidores, explica Mario Arnaldo, presidente de AEA. “La ley otorga protección al consumidor”, pero un taxista o un camionero no tiene esa concepción en el plano legal, por lo que no está amparado por la ley de garantías y, ante la compra de un vehículo defectuoso, tiene que ir directamente a los tribunales.

Lo mismo ocurre con la compraventa de coches de segunda mano entre particulares. Frente a la garantía que respalda al comprador durante un año cuando el vehículo se adquiere en un concesionario, donde las condiciones y plazos de reclamación son iguales que para los nuevos, la compraventa entre particulares –que según datos de Real Automóvil Club de España afecta al 60% de las operaciones– tampoco obliga a la garantía. Estas operaciones se rigen por lo establecido en el Código Civil, que exige al vendedor entregar el vehículo sin cargas, gravámenes y sin vicios ni defectos ocultos. La única solución, ante un defecto, fallo o avería es acudir a los tribunales.

Por ello se dan casos, indican en EAE, en los que algunas compraventas de vehículos se hacen pasar por particulares para esquivar la garantía. Una de las herramientas para asegurarse de que el coche está en buen estado es acudir a la certificación de vehículos, una revisión que ofrecen algunas empresas y que consiste en que un profesional verifica y revisa el estado de los elementos mecánicos, de seguridad, de mantenimiento y estéticos, lo que permite contratar una garantía.

Mario Arnaldo: “El 70% de las reclamaciones se resuelve por vía amistosa”

¿Qué cubre la garantía si el coche sale defectuoso?

Mediador de seguro, Mario Arnaldo lleva 38 años trabajando en organizaciones de defensa de los derechos de los automovilistas. Inicialmente trabajó en el Comisariado Europeo del Automóvil, hasta 1992, cuando fundó AEA.

¿Los concesionarios informan bien sobre los derechos de garantía?

Es muy mejorable la información. Desde luego, es necesario hacerla más comprensible y transparente.

¿Modificaría algo de la ley de garantías para que cambien de coche o devuelvan el dinero por defecto?

No. El problema es de actitud de los vendedores y fabricantes, que deben ser más diligentes a la hora de cumplir sus obligaciones legales y contractuales. Pero sí convendría suprimir el IVA y el impuesto de matriculación de los vehículos que se cambian durante la garantía por defectos.

¿Cuándo se puede reclamar?

Cuando el vehículo presenta fallos de funcionamiento en un uso normal. Hay que reclamar desde el primer momento, por escrito al vendedor, y si no subsana los fallos, pedir la resolución del contrato con devolución del precio pagado.

¿Por qué cada vez es más habitual que las marcas llamen a revisiones masivas?

Porque la competencia entre ellas hace que saquen al mercado modelos insuficientemente desarrollados. Y también por la responsabilidad de mayor duración (hasta 10 años) por los daños y lesiones que pueda provocar un vehículo defectuoso.

¿Cuándo hay que ir a los tribunales?

Ir a los tribunales es el último recurso.Hay que dar al vendedor la oportunidad de solucionar el problema. De hecho, el 70% de las reclamaciones que Automovilistas Europeos Asociados (AEA) tramita se resuelven por vía amistosa.

Normas