Banco Popular

Banco Popular se dispara entre rumores de fusión

Los títulos se revalorizan bruscamente y cierran con un alza del 9%

En el mes acumulan unas ganancias de un 31,68%

Los títulos de Banco Popular se dispararon ayer un 9,82% minutos después de las 16:00 horas y, de esta forma, cotizaban a 0,848 euros por acción. Fuentes del mercado aseguran que los compradores reaccionan a crecientes rumores de una inminente fusión de la entidad presidida por Emilio Saracho, tras descartarse por completo una ampliación de capital, ya que es prácticamente imposible apelar al mercado en un momento en el que la credibilidad de la entidad está en uno de sus peores momentos y el nuevo equipo gestor no puede acudir nuevamente al pequeño inversor, que lleva ya tres ampliaciones en tres años y su participación ha quedado muy diluida. Y es imposible acudir a los inversores institucionales para que inyecten más de 4.000 millones de euros, ya que para ello se necesitaría convocar junta de accionistas, y para ello habría que tener en cuenta nuevamente al inversor particular.

“No estamos sondeando a nadie porque no tenemos preparada ninguna ampliación de capital”, explicó el número dos de la institución, Ignacio Sánchez-Asiaín, la pasada semana cuando presentó los resultados del grupo del primer trimestre. 

El banco que preside Emilio Saracho negocia con el Banco Central Europeo (BCE) una ampliación del plazo para cumplir antes de cierre de año con los nuevos ratios de capital. Ante el ajustado calendario que tiene Popular para reponer su capital su cúpula ha retomado las conversaciones para su fusión con BBVA y Santander, principalmente.

El banco está “analizando uno a uno los 40.000 activos” que tiene y que, depende del resultado, podría suponerle una nueva penalización superior a 0,5 puntos en su ratio de capital, lo que supondría ahogar más a la entidad.

En las próximas semanas la cúpula de Popular tiene previsto comunicar su plan de actuación, una vez que tenga todos los datos del banco totalmente contrastados, aseguró el consejero delegado, Ignacio Sánchez-Asiaín.

De ahí que su única salida es que el BCE le dé tiempo o pasasr por una fusión si no quiere pasar a estar tutelado por el FROB en un futuro.  

En el mes, las acciones de la compañía acumulaban unas ganancias de un 31,68%; y en el año, las pérdidas se reducían al 7,73%. A las 16,20 horas el valor subía un 10,08%. La acción comenzó a dispararse a las 15,53 horas.

Un portavoz de la entidad asegura que no hacen comentarios

Normas
Entra en EL PAÍS