Italia desafina en el himno a la alegría de Emmanuel Macron

En sus elecciones hay más ingredientes para una conmoción populista que en Francia

Pueden producir un gobierno débil sin mandato para tomar decisiones difíciles

El cómico Beppe Grillo, líder del Movimiento 5 Estrellas italiano.
El cómico Beppe Grillo, líder del Movimiento 5 Estrellas italiano.

Italia hace una pedorreta al himno a la alegría de Macron. Es alentador que un eurófilo presida Francia, pero hay otra crisis pendiente en Europa. En las elecciones italianas, previstas para mayo de 2018, hay más ingredientes para una conmoción populista que en el país de Le Pen. La economía ha ido mucho peor desde la creación de la eurozona, con un crecimiento promedio de cero desde 2001, y una caída de la renta per cápita. El FMI espera que la tasa de desempleo alcance el 11,7% este año, 2 puntos más que en Francia.

Las fuerzas anti-UE también están ampliamente extendidas por el desordenado paisaje político italiano. El estancamiento económico ha impulsado el Movimiento 5 Estrellas, que podría sacar al país de la zona euro, y que tiene casi un 30% de intención de voto.

Los partidos principales tiemblan. La izquierda se fragmentó en diciembre, tras la derrota de Matteo Renzi en su referéndum sobre la reforma constitucional. La derecha es una alianza incómoda entre un envejecido Silvio Berlusconi y los partidos más radicales anti-UE, como la Liga Norte. El riesgo es que el 5 Estrellas forme una coalición poselectoral con la Liga.

La economía está al alza, pero una política monetaria más estricta, a medida que el BCE reduzca la compra de bonos, podría ahogar la recuperación, al igual que una política fiscal excesivamente severa. Italia necesita recortar el gasto o aumentar los impuestos en 2 puntos para alcanzar los objetivos europeos para 2019. Las pérdidas de empleo derivadas de la reestructuración de los bancos y la quiebra de Alitalia podrían convertirse en un imán para el sentimiento anti-UE.

Europa puede ayudar. Es probable que Italia no cumpla con sus metas fiscales, pero aflojar las normas presupuestarias de todo el bloque para alentar la inversión y estirar los recortes durante un largo período consolidaría la recuperación. Una Francia fuerte, ayudada por la victoria de Macron, podría persuadir a Alemania de gastar más y dar más libertad a otros países. Sin embargo, incluso si se evita una conmoción política, las próximas elecciones italianas pueden producir un gobierno débil sin mandato para tomar decisiones difíciles para impulsar el crecimiento. Italia podría traer la discordia a Europa durante años.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.


Normas