Los ahorradores franceses son un buen baluarte contra Le Pen

Es el país con los hogares más prudentes de la zona euro, tras Alemania y Eslovenia

La candidata intenta tranquilizarlos diciendo que no hay prisa por abandonar el euro

Documentación electoral de los candidatos Marine Le Pen y Emmanuel Macron para la segunda vuelta.
Documentación electoral de los candidatos Marine Le Pen y Emmanuel Macron para la segunda vuelta.

Los ahorradores franceses son un buen baluarte contra la victoria de Marine Le Pen en las elecciones presidenciales francesas del domingo. La aspirante de extrema derecha tiene un fuerte núcleo de partidarios que apoyan su euroescepticismo. Y sus derrochadoras políticas económicas pueden atraer a votantes cuyos trabajos y finanzas personales sean precarios. Pero la promesa de abandonar la moneda única es probable que repela a los votantes indecisos de un país con la tercera tasa de ahorro más alta de la zona euro.

Los hogares galos ahorran más del 14% de su renta disponible bruta, según la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat. Solo alemanes y eslovenos ahorran más en la zona euro, mientras que fuera del bloque, los británicos ahorran menos de la mitad de esa cantidad.

La frugalidad trae consigo un recelo hacia todo lo que pueda erosionar el valor de estas reservas, como el plan de Le Pen de reintroducir una moneda nacional junto al euro.

Los críticos dicen que el valor de la moneda caería en picado, el dinero saldría volando de la República, y se produciría un caos financiero y económico. Con su rival presidencial, el centrista Emmanuel Macron, en torno a 20 puntos porcentuales por delante de ella en las encuestas, Le Pen está tratando de tranquilizar a los votantes diciéndoles que no será el caso.

El sábado dijo que no había ninguna prisa por desechar el euro y que otros cambios políticos podrían tener prioridad. Y en una entrevista con Reuters publicada el martes, dijo que podrían imponerse controles de capital si hubiera una pánico bancario mientras ella negociara una salida de la Unión Europea, aunque era poco probable que fueran necesarios. Tales esfuerzos por atraer a una gama más amplia de votantes tienen pocas probabilidades de ser exitosos. Después de todo, el credo antieuro de Le Pen está lejos de ser la única razón por la que se espera que los votantes elijan a Macron como presidente.

Pero en una nación de ahorradores, es una política que el Frente Nacional tendrá que diluir si el partido quiere mejorar sus resultados en el futuro.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas