Popular, en cuarentena por los analistas hasta que se conozcan las condiciones de la ampliación

La acción de la entidad cae un 20% desde la junta del 10 de abril

Si se confirma, sería la cuarta ampliación en cinco años

Banco Popular Ampliar foto

Hasta que Banco Popular no ponga orden en sus asuntos, continuará la presión”. Las palabras de Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank, resumen el sentimiento que hay en el mercado con la entidad financiera que preside Emilio Saracho donde se está empezando a descontar que habrá ampliación de capital. Esta posibilidad es cada vez más real, sobre todo después de que el pasado 10 de abril, durante la junta de accionistas de la entidad, el presidente admitiera que el banco estaba abocado a ello sin llegar a descartar otras opciones, como la venta de activos o una posible integración.

“Ya se sabía que la situación era mala, pero escuchar de la boca del presidente que el banco está encaminado a ampliar capital fue especialmente duro de cara a la cotización de las acciones en el parqué. Emilio Saracho comparecía en público por primera vez y lo hacía para decir que la entidad necesita recapitalizarse para competir en igualdad de condiciones con otros bancos, e incluso abriendo la puerta a una fusión o venta de la compañía, algo que en los últimos tiempos siempre ha estado muy presente”, añade la experta de la firma de análisis.

De hecho, este anuncio ha hundido más la cotización de la entidad financiera llevándola a marcar nuevos mínimos. Desde el día de la celebración de la junta, el pasado 10 de abril, los títulos de Popular ceden un un 20%, elevando al 30% las pérdidas en lo que va de año.

La sangría sobre el valor puede continuar una vez que se confirme la ampliación de capital, según explican fuentes de mercado. Llevar a cabo una ampliación de capital de entre 3.000 y 5.000 millones de euros es uno de los desenlaces más que probables. En Bankinter manejan varios escenarios en función del descuento con el que salga la ampliación. En el escenario más negativo, los expertos de la casa de análisis ven a la cotización de Popular en torno a los 0,30 euros, lo que significaría una caída del 50% desde los niveles actuales, en torno a los 0,69 euros. Para que se dé esta situación, la ampliación de capital tendría que llevarse a cabo con un descuento del 70%.

“En función de cuál sea el descuento finalmente aplicado en la ampliación (estimamos de entre el 40% y el 70%), obtenemos un rango de cotización probable posampliación entre 0,31 euros (70% de descuento) y 0,59 euros (25%)”, resumen estas fuentes que añaden que, bajo la hipótesis de un descuento mínimo del 40%, la dilución para los actuales accionistas sería casi del 65% en términos de beneficio por acción (BPA) estimado para 2018.

Otra de las dudas que se plantea en el mercado es si la ampliación se cubriría, ya que, según recuerdan fuentes de mercado, sería la segunda en menos de un año y los accionistas se encuentran ya “escarmentados después de ver cómo el valor ha perdido casi todo su valor en Bolsa. Para que una ampliación de capital nueva tuviera éxito se necesitaría un plan de viabilidad claro, con una hoja de ruta que convenciera a los inversores”.

La presentación de resultados del próximo 5 de mayo será otra de las citas a tener en cuenta por parte de los accionistas.

Consejos de venta

Desde la junta de accionistas, son muchas las firmas de análisis que han revisado a la baja sus previsiones para Popular. Junto a Bankinter, que ha pasado de comprar a vender, se colocan otras como Kepler Cheuvreux. La firma considera a Popular una de las entidades financieras menos atractivas de Europa y por ello pone al valor en vender. Además, rebaja el precio objetivo a 0,40 euros. Ayer, las acciones de Popular cerraron en 0,64 euros, tras ceder un 6%.

Mientras y según los datos disponibles en la CNMV, las posiciones cortas en el valor están en el 12,19%. “Estos fondos están apostando a que cuando se anuncie la ampliacion las acciones vuelvan a caer. Son fondos que, generalmente, identifican compañías con debilidades y apuestan porque antes o después sus acciones caerán “, explican desde Link Securities.

Normas