El mercado no solo depende de Macron

El entusiasmo por el favorito en Francia no puede hacer olvidar otros peligros

Las dudas sobre su capacidad para gobernar, Italia y Grecia, y el fin de la compra de bonos del BCE invitan a la prudencia

ibex 35
Bolsa de Madrid. El Ibex 35 subió ayer más de un 3% gracias a los resultados electorales franceses.

Los inversores europeos han votado por Emmanuel Macron. El alivio tras pasar el centrista pro-UE a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas desencadenó ayer un repunte de los activos en el continente. Pero las persistentes amenazas políticas a la moneda única impedirán que vuelva a funcionar como de costumbre.

Los movimientos del mercado reflejan hasta qué punto ha perturbado a los inversores el aumento de candidatos anti-UE. El euro subió hasta un 2% frente al dólar, mientras que el Eurostoxx subió casi un 4%. La alegría también se extendió a los mercados de bonos de la zona euro, exceptuando el refugio de la deuda alemana. La brecha entre los bonos franceses y alemanes a 10 años cayó a 44 puntos básicos, frente a los 62 puntos básicos del viernes.

Los inversores parecen ahora compartir la confianza de los encuestadores en que Macron derrotará a su rival Marine Le Pen en la segunda vuelta, el 7 de mayo. Pero están al borde de la complacencia: la prima de riesgo francesa sigue siendo 1,5 veces mayor que hace seis meses. Y el coste de comprar un seguro a cinco años contra un default francés permanece considerablemente más elevado que entonces.

Hay razones para la precaución. La campaña electoral francesa ha estado llena de sorpresas. Macron también debe superar las dudas sobre su capacidad para gobernar si acaba ganando. Las elecciones legislativas de junio tienen más probabilidades de producir una mayoría de uno de los dos partidos principales, no del incipiente En Marche!, el movimiento del exbanquero.

El euro también enfrenta otros peligros. El Movimiento 5 Estrellas italiano, que quiere celebrar un referéndum sobre el euro, podría tener un buen resultado si hay elecciones anticipadas. Las finanzas públicas de Grecia, que está en su tercer rescate internacional desde 2010, siguen siendo muy inestables. Y el fin de la compra de bonos del BCE, que se espera que continúe al menos hasta el final de este año, podría revelar fallos del mercado ocultos por varios años de dinero fácil. Ni siquiera su entusiasmo por Macron puede persuadir a los inversores de ignorar todas estas posibles trampas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas