Deutsche ofrece a los inversores un test demasiado grande para caer

Su propuesta de canje de bonos es un examen a la forma de resolver bancos de Berlín

El movimiento es un recordatorio de los beneficios de ser una entidad global

JohnCryan, CEO de Deutsche Bank.
JohnCryan, CEO de Deutsche Bank.

Deutsche Bank ha ofrecido a sus inversores un test demasiado grande para caer. Quiere que los acreedores canjeen sus bonos por otros con condiciones más claras si el banco cae. Implícitamente, es un test a la forma en que quiere resolver los bancos Berlín.

Las ventajas de ser un banco global a veces no son evidentes. El jueves, el banco recibió la más reciente de una larga serie de multas de reguladores extranjeros: 157 millones de dólares por violar las reglas del mercado de de divisas. Sin embargo, el banco está utilizando al mismo tiempo su presencia en el extranjero para hacer una limpieza primaveral de deuda.

El año pasado, emprendió una colocación privada de 4.200 millones de euros de deuda con capacidad para absorber pérdidas según la ley alemana. La preocupación de los inversores de que la entidad pudiera ser multada con 13.000 millones de euros por vender hipotecas tóxicas hizo que la deuda tuviera una prima muy alta.

La multa acabó siendo de la mitad, así que los títulos que ofrece ahora Deutsche, registrados esta vez en EE UU, deberían tener más volumen de negociación y por tanto ser más valiosos. Bueno para los inversores, y también para el banco en cuanto a percepción.

A pesar de que los bonos alemanes permitían a los inversores reclamar su dinero si Deutsche no pudiera pagar, mediante un proceso llamado “aceleración”, se consideraban con capacidad para absorber pérdidas debido a que el modelo de resolución del país se basa en una ley estatutaria, en lugar de en los términos contractuales.

Los bonos registrados en Nueva York endurecen la capacidad de absorber pérdidas eliminando la posibilidad de la aceleración. Si la oferta tiene poco éxito, implicaría que los inversores creen que la versión alemana merece la pena –lo que podría hacer pensar a los reguladores que las resoluciones dirigidas por Berlín podrían no funcionar bien en la práctica. La Comisión Europea está pensando en prohibir las cláusulas de aceleración para la deuda con capacidad de absorber pérdidas.

El movimiento es un recordatorio de los beneficios de ser un banco con alcance global.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas