Seat ha dedicado 900 millones al desarrollo del Ibiza y el Arona

Ambos se fabrican en la línea 1 de la planta de la enseña en Martorell

Es parte de la inversión de 3.300 millones para el periodo 2015-2019 anunciada por VW

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i), y el presidente de Seat, Luca de Meo (d)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i), y el presidente de Seat, Luca de Meo (d) EFE

El presidente de Seat, Luca de Meo, explicó ayer que la compañía automovilística ha destinado 900 millones de euros a inversiones y gastos en I+D para la producción de los nuevos modelos Ibiza y Arona. El directivo realizó este anuncio con motivo de la visita del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a las instalaciones de la empresa en Martorell.

El nuevo Ibiza se produce en la línea 1 de Martorell, que se ha renovado totalmente para acoger tanto este modelo como, a partir del segundo semestre, también al Seat Arona, el nuevo todocamino compacto de la compañía.

Estos 900 millones son 100 millones más que los que la matriz Volkswagen destinó en 2012 para desarrollar el León, uno de los principales pilares de las ventas de Seat. Los 900 millones forman parte de la inversión global de 3.300 millones anunciada en septiembre de 2015 por el grupo en España para el período 2015-2019. “Esta inversión demuestra nuestro compromiso con el desarrollo económico del país y ratifica nuestro liderazgo como primer inversor industrial en I+D”, indicó De Meo, con motivo de la visita del presidente .

“Concentrar volumen de producción en un segmento, con el Ibiza ahora y a continuación con el Arona y el Audi A1, es una excelente noticia también para la industria auxiliar ya que incrementará el volumen de compras en los proveedores nacionales”, explicó Luca de Meo.
Por su parte, Puigdemont garantizó el apoyo del Gobierno catalán a Seat y ha reivindicado con “orgullo” la Catalunya-Seat como espejo de la vocación industrial de la comunidad.

Puigdemont ha hecho estas manifestaciones durante una visita a las instalaciones de Seat en Martorell programada con motivo del inicio de la producción en serie del nuevo Seat Ibiza.
“Hay una Catalunya-Seat, una Catalunya que es consecuencia directa de la Seat, una Catalunya que nos habla de fábricas, que nos habla de varios municipios, de modelos de automóviles, de muchas familias... y de esta Catalunya-Seat nos sentimos muy orgullosos como país”, ha asegurado Puigdemont.  

El presidente catalán ha añadido que “la Catalunya-Seat es un espejo donde se puede reconocer una parte importante del país, un país que tiene una clara vocación industrial, que tiene ambición de no resignarse y que es abierto”.

“Los magníficos resultados de Seat certifican el acierto de las decisiones tomadas en el momento en el que las grandes decisiones se toman, que es cuando no son evidentes, cuando quizás todavía avanzas a oscuras y nadie te dice que aquello que vas a decidir es lo acertado, cuando hay un elemento importante de riesgo pero también de autoconvencimiento y de convencimiento de tu propio entorno de que aquella es la apuesta correcta”, ha dicho el presidente catalán.

Normas