La estrella de Bannon se apaga

El radical ideólogo antiglobalización Steve Bannon contribuyó decisivamente a la victoria de Trump. Breitbart y su programa de radio dieron mucha publicidad a Trump y sus puntos de vista. Pero las realidades de ser presidente de EEUU y la gradual transformación de su postura en política exterior y de seguridad (en mucho menor medida en temas nacionales) convierten a Bannon en un incómodo asesor. Bannon quería librar una guerra contra el gobierno/burocracia de EEUU (el llamado administrative state) y especialmente las instituciones y acuerdos internacionales y las élites económicas y financieras. Trump ya no está por dicha labor. En realidad, nunca pretendía enfrentarse a dichas élites ni el sistema. Pero el discurso anti-sistema le permitió ganar la presidencia porque era lo que muchos votantes republicanes querían oír.

Bannon además es prescindible porque Ivanka Trump y su yerno Jared son también asesores clave en la Casa Blanca, y además son familia. Bannon ya ha sido expulsado del núcleo de asesores que participan en las reuniones del Consejo de Seguridad Nacional (lo que se llama el principles committee del NSC). Trump en las últimas 48 horas ha realizado varias declaraciones distanciándose o relativizando el papel de Bannon en su campaña. Y Bannon cometió el craso error de buscar demasiada publicidad. Apareció en la cubierta de la revista Time. No se compite con el jefe --Trump -- en dicho terreno.

Por los mencionados motivos, es una gran noticia que el radical anti-sistema de extrema derecha Steve Bannon pierda influencia, y quizás pronto su cargo.

Normas