Mercado de divisas

El euro, en máximos del año y alejándose de la igualdad, ¿hasta dónde subirá?

El euro se sitúa al filo de los 1,09 dólares, niveles que no registraba desde el triunfo de Donald Trump

mercado divisas

 

A comienzos de año muchas firmas de análisis incluían entre sus previsiones la igualdad euro dólar. Por aquel entonces, el mercado vivía sumergido en la euforia que se prolongaba desde la victoria de Donald Trump en las elecciones de EE UU. El triunfo del candidato republicano se dejó sentir con fuerza en todos los activos y el dólar no fue una excepción. A partir de ese momento la divisa estadounidense cogió fuerza. En menos de dos meses y medio se apreció más de un 4%, llevando al euro a cambiarse a 1,04 billetes verdes en las primeras semanas de 2017. Sin embargo, a tres meses del inicio del ejercicio, el euro empieza a recobrar la fuerza perdida y sube hasta los 1,085 dólares, máximos ya no solo anuales sino que recupera niveles que no veía desde comienzos del pasado noviembre.

“El triunfo de Trump en las elecciones desató un optimismo inicial muy rápido y condensado”, afirma, Toni Conde, analista de Renta 4. Según la experta, los inversores se dejaron llevar por la imagen más edulcorada de la situación económica basada en las expectativas de subida de tipos, un mayor crecimiento y el repunte de la inflación. “Todo hacía pensar que la divisa se apreciaría”, apunta.

Sin embargo, en las últimas semanas la situación parece haberse invertido y el optimismo inicial da paso a una mayor incertidumbre y la moneda comunitaria ha retomado la senda alcista. Este cambio de tendencia se ha visto reforzado por la primera derrota de Donald Trump desde su desembarco en la Casa Blanca. El pasado viernes, con los mercados de Europa y EE UU cerrados, el presidente de EE UU se vio obligado a retirar la primera de las reformas que incluía en su agenda: la sanitaria. El objetivo era revocar el Obamacare, pero la oposición dentro de su propio partido, llevo al magnate a retirarla. Horas antes, el presidente de la Cámara de Representantes, acudió a la residencia presidencial para informar a Trump de que no contaban con los votos suficientes para aprobar la reforma. “Esto ha originado un gran revés para Trump, ya que plantea la posibilidad de que varios de sus cambios de política pondrían verse bloqueados “, señala Alejandro Núñez, analista de XTB. “Esto ha llevado a la devaluación del dólar y la apreciación del euro”, subraya.

Pero las razones del repunte reciente del euro no quedan ahí. A esto se suma el hecho de que se empiezan a despejar algunas de las incógnitas en materia de política económica de la zona euro. Aunque todavía queda una intensa agenda por delante, los resultados de Holanda –el primer Mark Rutte se impuso al candidato de extrema derecha Geert Wilders– y la victoria de Emmanuel Macron el debate televisivo hacen prever un retroceso de los candidatos populistas. De hecho, en los sondeos sobre intención de voto la ultraderechista Marine Le Pen empieza a perder fuerza. “Esto ha supuesto un alivio para el euro”, señala Felipe López, analista de Self Bank.

Las explicaciones anteriores justifican los movimientos más bruscos del mercado de divisas, pero de fondo se encuentra el escenario económico de la zona euro, una situación de mejora que se evidencia en los últimos datos publicados, según lo expuesto por Manuel Ortiz- Olave, analista de Monex Europe. El experto señala que pese a que Mario Draghi se escuda en la idea de que la inflación obedece solo a los repuntes del crudo, argumentando que la subyacente continúa estancada, el hecho es que los últimos datos conocidos reflejan un incremento del nivel de precios. “La inflación subyacente es un arma de doble filo”, señala Ortiz- Olave. “Cuando la inflación estaba en tasas negativa, el banquero italiano se acogía a la idea de que la subyacente no y ahora que la tasa sube con fuerza argumenta que la que excluye los precios de la energía y los alimentos sin procesar no recupera los niveles”, sentencia. Es decir, en un caso u otro ha sido empleado como argumento para justificar el buen hacer del BCE. “Pero con independencia de por qué suben los precios, el simple hecho de que repunten justifican que la economía no va tan mal como se esperaba”, resalta.

Las estimaciones que maneja Ortiz- Olave apuntan a un incremento del PIB del 0,6% intertrimestral y del 2,4% interanual. El experto señala además, que en los dos últimos años el euro no ha bajado del 1,05%. “En los momentos en que perforaba ese nivel rebotaba y de inmediato lo recuperaba”, señala. Además, el experto considera que el mercado ya ha descontado la divergencia en materia de política monetaria de ambas regiones, algo que provocó la caída del euro desde los 1,39 dólares que registraba en marzo de 2014 a los 1,05 billetes verdes. En base a todo esto, Ortiz- Olave descarta la igualdad entre ambas divisas y ve al euro en los 1,20-1,25 dólares a final de año.

“Será difícil que el cruce se salga del rango 1,05-1,15 dólares en que lleva anclado desde principios de 2015”, afirma Felipe López. “Si la subida de tipos en EE UU se realiza de manera progresiva y la inflación de la zona euro continúa mejorando será imposible que lleguemos a la paridad”, aclara.

Libra, un divisa volátil

El euro no es la única moneda que centra la atención de los inversores. Junto a él destaca la libra. La moneda británica continúa en niveles muy bajos, pero respecto a lo mínimos que marcó tras el triunfo del brexit se recupera un 4% respecto a su cruce con el dólar, hasta los 1,25 billetes verdes. La economía británica no se ha visto afectada por el triunfo de los partidarios de abandonar la Unión Europea el 23 de junio. Aunque su divisa se ha depreciado un 15,5%, los datos publicados evidencian como las estimaciones más pesimistas no se han cumplido. Por ejemplo, en febrero la inflación cerró en el 2,3%, dato que servirá al Banco de Inglaterra para justificar la subida de tipos en el corto plazo.

La activación del artículo 50 del tratado de Lisboa el próximo miércoles “no se dejará sentir en la moneda británica. No se esperan grandes sustos ahora que el brexit duro se ha descontado”, señala el experto de Monex Europe. No obstante, los analistas consultados prevén que la libra sea en los próximos meses una de las divisas más volátiles. “Se trata de una moneda vulnerable con varios frentes abiertos: las negociaciones del Brexit, los datos económicos en Reino Unido y las decisiones del Banco de Inglaterra”, indica López. De aquí a final de año Manuel Ortiz- Olave ve a la libra en los 0,89 euros, niveles próximos a los 0,86 actuales.

Normas