Breakingviews

China y Hong Kong planean una conexión de bonos

El plan de Pekín hace más probable que su deuda soberana entre en los índices globales de referencia

Casa de intercambio de valores en la ciudad de Qindao, China.
Casa de intercambio de valores en la ciudad de Qindao, China. EFE

El plan de China para permitir que los inversores de Hong Kong negocien la deuda del resto del país, y viceversa, es una buena noticia para la Región Administrativa Especial. Al hacer más fácil para los extranjeros el comercio de bonos onshore, hace más probable que la deuda china entre en los índices globales de referencia. Y permite que los inversores chinos en el mercado de renta fija de Hong Kong sean una nueva fuente de liquidez.

Había planes para un programa así desde que Pekín empezó a permitir el trading entre la Bolsa de Hong Kong y las de Shanghai y Shenzhen. Pero el debilitamiento de la moneda y unos controles de capital más estrictos han hecho que la mayoría de los gestores de fondos extranjeros se cuiden de tener activos en yuanes.

Los signos de calentamiento económico han hecho que algunos gestores se pregunten si están infraponderando China

Ahora, los signos de calentamiento económico han hecho que algunos gestores se pregunten si están infraponderando China. Citigroup incorporó recientemente los bonos soberanos del país a unos cuantos índices pequeños, pero Pekín los quiere incluir en los principales del mundo, lo cual podría inducir a los fondos pasivos que los siguen a reasignar cientos de miles de millones de dólares.

El Gobierno ya permite a los inversores institucionales acceso directo a su mercado primario de bonos onshore, pero algunos gestores extranjeros desconfían de negociar en la China continental por su complejo ambiente regulador. La conexión les permitiría establecerse en Hong Kong, en su lugar.

Para los inversores de China, los bonos denominados en dólares de Hong Kong podrían ayudar a protegerse contra el riesgo cambiario y el alza de los tipos de interés globales. Los fondos chinos comenzaron en febrero a orientarse activamente hacia las acciones de Hong Kong, a través de los programas de conexión. Si tal entusiasmo se reprodujera con los bonos, la renta fija de la Región Especial podría recibir un aceptable impulso.

Hasta ahora los planes son parcos en detalles, pero si Pekín lo hace bien, Hong Kong saldrá ganando.

Normas