Vehículos comerciales

Las empresas vuelven a visitar los concesionarios

La renovación de flotas ya no puede retrasarse más y anima las ventas

Las empresas vuelven a visitar los concesionarios Ampliar foto

Las ventas de vehículos comerciales ligeros son un buen termómetro del estado de la economía. Este segmento engloba furgonetas, camionetas, pick-ups, furgones e incluso camiones chasis-cabina (la cabina no está integrada al resto de la carrocería) de hasta 3.500 kilos, automóviles todos destinados al transporte de personal, equipos y mercancías, por lo que su demanda depende fuertemente del ciclo económico.

Si durante la crisis estos vehículos (abreviados por la sigla VCL) registraron caídas que casi duplicaron las de turismos, ahora que pymes y autónomos consiguen nuevos contratos y vuelven a invertir, su recuperación es ligeramente superior. En 2016, las matriculaciones de este segmento crecieron un 11,3%, tres décimas más que las de coches, aunque en 2014 y 2015 la diferencia llegó a ser de 15 puntos.

“La actividad comercial del país ha mejorado mucho, especialmente en los dos últimos ejercicios. Esta es la causa principal del incremento de las matriculaciones de vehículos comerciales”, dice Jaume Roura, presidente de Faconauto, organización que representa, entre otros, a 273 concesionarios de vehículos industriales y maquinaria agrícola.

Aunque las marcas mantienen jugosos descuentos, el precio medio sube a 25.000 euros

Además, muchas empresas se han visto obligadas a renovar flotas que se encontraban al límite de su operatividad, ya que durante la crisis retrasaron esa decisión todo lo que pudieron. Roura menciona también el “espectacular desarrollo” que ha tenido el comercio electrónico en España en los últimos años, fenómeno que ha empujado las ventas de vehículos de reparto.

Al igual que en el caso de los turismos, las ventas de VCL tocaron fondo en 2012, cuando el mercado se redujo a la mitad (76.980 unidades). Las subvenciones del plan PIVE ayudaron a cambiar esa tendencia hasta alcanzar las 172.274 unidades del año pasado. El volumen, sin embargo, está todavía bastante lejos de los niveles de 2007, cuando se matricularon 272.980.

“Esas cifras no se van a repetir. Eran números hinchados y un tanto ficticios”, afirma Roura, en alusión a las automatriculaciones realizadas por los concesionarios para cumplir los objetivos de ventas impuestos por las marcas que, en algunos casos, eran demasiado elevados. “Si nos movemos entre las 190.000 y 200.000 unidades al año estaremos en niveles razonables para una economía como la española”, sostiene.

Para Faconauto, más que recuperar esas matriculaciones, habría que hablar de cómo sacar de las carreteras las furgonetas con más de 10 años de antigüedad. “En este segmento también es necesario un plan intensivo de renovación del parque, ya que no podemos permitir que nuestros vehículos comerciales estén de media por encima de los 12 años de edad”, mantiene.

Criterios de elección

El precio es el primer elemento que tienen en cuenta los clientes a la hora de adquirir un vehículo comercial. En segundo lugar se sitúan el coste del seguro y el consumo de combustible, lo que confirma la importancia del ahorro para las pequeñas empresas.

La patronal estima que las ventas continuarán recuperándose este año y cerrarán el ejercicio en 187.927 unidades, lo que supondrá un repunte interanual del 8%. El cumplimiento de esta previsión dependerá, en parte, de que las marcas mantengan los descuentos promocionales con los que han compensado el fin de las ayudas a la compra. El plan PIVE acabó en julio del año pasado.

Las promociones han influido en los precios, cuya evolución ha sido también muy parecida a la de los turismos. “Cuando empezó el plan PIVE, los precios cayeron gracias a los descuentos que hicieron tanto marcas como concesionarios. Esto ha sido así hasta hace poco. Ahora las promociones siguen siendo muy sustanciales, pero es cierto que se está observando un ligero repunte en el precio cuando el vehículo sale de fábrica”, indica Roura.

El precio medio de los vehículos comerciales ligeros al cierre de 2016 fue de 23.798 euros. En los dos primeros meses de este año ha subido hasta los 25.032 euros.

Normas