Automoción

El ‘ecommerce’ tira de las ventas de furgonetas

El vehículo comercial rejuvenece al calor de nuevos consumidores que compran desde casa y por las limitaciones al tráfico urbano por la contaminación

El ‘ecommerce’ tira de las ventas de furgonetas

De momento, no son los drones los que están alborotando el mercado de los vehículos comerciales, para muchos aún ciencia ficción, aunque podrían en un futuro. Es el boom del comercio electrónico el que puede poner patas al transporte ligero de reparto.

España se ha convertido en el cuarto país de Europa que más compra a través de la red y esto está revolucionando la movilidad de las empresas españolas, donde la moda y la tecnología tienen un papel primordial.

Además, “antes se entregaba un palé de 200 paquetes en un solo destino, ahora son 200 paquetes pequeños en 200 diferentes”, dicen en Seur, una de las empresas de transporte y paquetería que reconoce estar llevando a cabo modificaciones en sus flotas porque “el escenario ha cambiado”.

Seur tiene en marcha un proyecto piloto para hacer las entregas con drones

Máxime cuando ya algunas ciudades como Barcelona o Madrid han empezado a restringir la entrada en algunas zonas a los vehículos de reparto, con el objetivo de frenar la contaminación; y dentro de poco puede tocarle el turno a los vehículos diésel, como ha ocurrido en otras ciudades europeas. Se da la circunstancia de que la gran mayoría de los comerciales se abastecen de este combustible.

Estos dos nuevos fenómenos van a potenciar el uso del vehículo eléctrico, asegura Jordi González, director general de franquicias de MRW, entre otras cosas porque España tiene la obligación de reducir las emisiones de dióxido de carbono entre un 80% y un 95% de aquí al año 2050. Y el transporte ligero de mercancías es clave para conseguir el objetivo, teniendo en cuenta que, junto al transporte de pasajeros, representa el 24% del total.

Además, ahora todo va más rápido. Los plazos de entrega de los pedidos digitales se están acortando brutalmente y, prueba de ello, es que grandes empresas de distribución, como El Corte Inglés, ya garantizan la entrega de sus productos en apenas dos horas desde la compra online, sin olvidar la apuesta de gigantes como Amazon.

“El auge del comercio electrónico traerá más empleo y, sobre todo, está ayudando a la renovación de las flotas de las empresas, que en estos momentos tienen una edad media de 12 años, cuando lo ideal es que no superen los siete años de antigüedad”, apunta Tomás Herrera, director general de la Asociación Nacional de Vehículos a Motor, Reparaciones y Recambios (Ganvam).

Más demanda y menos oferta

Y a pasos agigantados, porque “hay más demanda de transporte de paquetería que oferta”, señala Juan Pérez de Lema, director de operaciones de la compañía Seur. “Las empresas tienen ya déficit de capacidad para poder repartir todo lo comprado en internet y eso está impulsando el crecimiento de las flotas”, paralizado durante la crisis y, de paso, cambiando la forma de trabajar, sobre todo en las compañías de reparto, agrega. Pérez de Lema dice que hasta hace poco los trabajadores conducían un 75% del tiempo y empleaban el 30% en los repartos. “Ahora esta ecuación se ha invertido”, asegura.

Los vehículos autónomos sin conductor también pueden transformar la entrega de paquetes

De hecho, los repartidores pueden llegar a realizar 125 entregas en un día, debido a que “el comercio electrónico demanda 24 horas al día, siete días a la semana”, especifica.
Este nuevo escenario explica la búsqueda de nuevas fórmulas de transporte pero también de trabajo, donde los hubs urbanos, al estilo de los que existen en los aeropuertos, y los lockers (cajas de recogida distribuidas por ciudades como Nueva York) van a jugar también un papel fundamental en el negocio de la última milla, considera Pérez de Lema.

Eso sí, para que este panorama se cumpla es fundamental que “los ayuntamientos colaboren a la hora de dar licencias y otro tipo de facilidades”, añade. Coches más pequeños, que consumen menos combustible, motocicletas y bicicletas eléctricas, y no tardando mucho, un gran peso de vehículos comerciales eléctricos es la radiografía que hace Pérez de Lema de un futuro próximo, sobre todo en las grandes ciudades, ya que “el fenómeno del comercio electrónico es imparable”.
Incluso los fabricantes están trabajando para poner en el mercado vehículos eléctricos ligeros e industriales que cubran las nuevas demandas de este negocio, indica.

En Seur ya cuentan con una flota de 249 vehículos ecológicos, que se irá incrementando en los próximo años.
En Seur ya cuentan con una flota de 249 vehículos ecológicos, que se irá incrementando en los próximo años.

Pero en diez años como mínimo. Es el plazo que fija Herrera para que la mayoría del reparto urbano se realice con vehículos eléctricos, híbridos y otro tipo de transporte ecológico, pese “a la autofobia que están mostrando los ayuntamientos españoles actualmente”.

Hasta ahora, el tirón del comercio electrónico, junto a la mejoría económica, ha llegado a todo tipo de empresas. Tanto a las pequeñas y medianas compañías y autónomos como a las grandes. Además de las empresas alquiladoras de vehículos de renting, que han empezado a invertir en flotas. Prueba de ello es que el crecimiento de las matriculaciones en 2016 alcanzó el 16%, donde, eso sí, las pequeñas y grandes compañías han sido las protagonistas.

La mala noticia para los fóbicos al diésel es que, en este negocio, aún prima la compra de vehículos abastecidos por gasóleo, porque “es más barato y consumen menos”, explica Herrera. El año pasado, la realidad fue que el 96% de las matriculaciones de comerciales ligeros, integrados por furgonetas, derivados de turismos, pick-ups y comerciales de 3.500 kilos de masa, fueron diésel, pese a las malos augurios que se presentan para este tipo de motores.

Asimismo, Herrera recuerda que los vehículos de combustión interna de ahora no tienen nada que ver con los de hace 10 años y que los procesos de producción de los fabricantes no se cambian de la noche a la mañana.

El caso de Seur

Seur lleva más de un año y medio incorporando a sus flotas de forma paulatina automóviles eléctricos, de gas o bicicletas eléctricas. De momento, apenas representan el 6% del total de la flota pero, apunta Pérez de Lema, la compañía ya está trabajando en otros proyectos piloto, entre los que destaca el reparto con drones, en puntos muy concretos, como centros tecnológicos o en áreas principalmente rurales.

Otra de sus líneas de trabajo se centra en el coche autónomo, que, a juicio de Pérez de Lema, puede también revolucionar otra vez el sector. Vehículos eléctricos, pequeños, teledirigidos, que circulen por las aceras, son alternativas estudiadas por la mayoría de empresas de reparto, agrega.

Tengo mi oficina en la furgoneta de reparto

El ‘ecommerce’ tira de las ventas de furgonetas

Tableta, móvil y portátil dentro de la furgoneta es la imagen actual de cualquier repartidor o comercial, que desempeñan parte de su trabajo en las calles o la carretera, pero a bordo de un coche.

Este es el motivo de que sea uno de los segmentos que sufren más accidentes de tráfico, explica Maribel Muñoz, directora de desarrollo de negocio de la Escuela Comisariado Europeo del Automóvil. Las furgonetas y vehículos de transporte ligero están presentes en el 16% de los accidentes con víctimas, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Las distracciones, al llevar la oficina dentro de la furgoneta; el exceso de velocidad, dado que ahora los repartos son para anteayer, y la antigüedad de las flotas son los principales motivos de la alta siniestralidad de este colectivo, apunta Muñoz. Tanto que el pasado otoño, la DGT habilitó una campaña para controlar este segmento de vehículos (camiones y furgonetas).

Después de realizar más de 4.100 inspecciones, la DGT detectó que un 27% de los vehículos no cumplía las condiciones exigidas por la normativa o que no había pasado la ITV.

Qué le interesa al autónomo, ¿uso profesional o mixto?

El ‘ecommerce’ tira de las ventas de furgonetas

Los autónomos y las pymes son los que pueden ver más afectada su actividad cuando ocurre cualquier contingencia. En primer lugar, deben decidir si le van a dar al vehículo solo un uso profesional o también particular, porque la primera opción permite desgravarse un mínimo del 50% del IVA en la compra y está exento del impuesto de matriculación. Por contra, hay que pasar la ITV cada dos años y los límites de velocidad son mayores.

En cuanto a los seguros, en Rastreator recuerdan que los de uso profesional son un 29% más caros. Y para estar debidamente protegido, la póliza debe incluir asistencia sanitaria del conductor, en centros de libre elección por un mínimo de 6.000 euros, cobertura jurídica independiente desde 1.500 euros, asistencia en carretera, cobertura de mercancía, a veces excluida, entre otras, dicen en Eurosiniestro.

En Dvuelta, por su parte, aconsejan que la póliza incluya el coche de sustitución sin límite de kilómetros, el préstamo para reparaciones y que no haya límites de conductores, para que otros empleados puedan hacer uso del vehículo y que cubra el robo de la mercancía.

Normas