Abogados

Cuatrecasas factura 270 millones y huye de los abogados de Manhattan

El despacho celebra este año su centenario mplantando una nueva forma de trabajar

´Jorge Badía, director general, y Rafael Fontana, presidente ejecutivo de Cuatrecasas.
´Jorge Badía, director general, y Rafael Fontana, presidente ejecutivo de Cuatrecasas.

La imagen del abogado en su despacho tiene los días contados en Cuatrecasas. La firma, coincidiendo con su centenario, está implantando una revolución en cuanto a la forma de trabajar de todos los 700 colaboradores que componen la plantilla de Barcelona. El primer paso fue mudarse del elegante paseo de Gracia al barrio más moderno de la ciudad, el distrito 22@, que nació con el objetivo de concentrar a empresas tecnológicas.

“Los abogados que somos de la vieja escuela tenemos que acostumbrarnos a trabajar en colaboración, en despachos más pequeños, compartidos, donde se favorezca la comunicación”, explicó ayer el presidente, Rafael Fontana, durante la presentación de los resultados del año pasado, en el que se alcanzaron los 270 millones de euros de facturación. Esta cifra representa un 1,5% más con respecto al ejercicio anterior y concatena siete años consecutivos de progresión económica.

El 40%de los ingresos procede de la práctica de mercantil, ya que la firma ha participado, entre otras operaciones, en fusiones y adquisiciones, como Mergermarket, Thomson Reuters y Bloomberg. El resto del reparto por áreas corresponde a fiscal (31,2%), litigación y arbitraje (22,6%) y laboral (8,7%).

El 20% de la actividad del despacho, cuyo mercado principal se sitúa en España y Portugal, corresponde a la práctica internacional, ya que desde el año pasado cuenta con oficina en Ciudad de México y selló una alianza con el bufete Posse Herrera Ruiz de Colombia. A esto se añade la presencia en Brasil desde hace 16 años, además de la colaboración con la red de despachos europeos formada por Chiomenti (Italia), Gide (Francia) y Gleiss Lutz (Alemania), que cuenta con 2.200 abogados en 40 ciudades. Y el objetivo, según avanzó Fontana, es abrir despacho en Perú, al igual que en Colombia de la mano de un socio local.

La firma ha estado inmersa en operaciones de gran calado, tal y como destacó el director general, Jorge Badía, como el asesoramiento al Grupo Seat Audi Volkswagen por las emisiones de gases NOx, la opa de CaixaBank a BPI o el acompañamiento a Multitel para la licitación de Red Compartida, el mayor proyecto de telecomunicaciones de México.

Por todo ello, “2016 ha sido un año de transformación que nos permite mirar el futuro con optimismo. Seguimos decididos a crecer en el plano internacional, con el foco puesto en Latinoamérica y Europa, al tiempo que mantenemos la calidad y especialización de nuestros servicios, lo que nos permite ofrecer más valor al cliente y retener el mejor talento. Nuestro plan estratégico apunta en esta dirección”, avanzó Fontana, que insistió en la necesidad de retener a los mejores profesionales.

Las reuniones, de lunes a jueves y de 9 a 17 horas

Desde hace unas semanas Cuatrecasas ha comenzado a implantar un programa piloto, en el que participa un centenar de profesionales, denominado Ventanas de coincidencia. Nace con el objetivo de poner en práctica la flexibilidad en el trabajo, de manera que el 20% del equipo pueda trabajar desde fuera de la oficina, lo que le permitirá compatibilizar la vida personal con la laboral. “En la nueva sede de Barcelona no hay horarios”, adelantó el director general del despacho, Jorge Badía. Dentro de esta iniciativa se enmarca otra innovadora medida: todas las reuniones se celebrarán de 9 a 17 horas, y de lunes a jueves.

“No solo existe el trabajo y debemos atraer el talento diferente. No queremos saber lo que es la forma de trabajar habitual de un despacho de Manhattan”, añadió el presidente, Rafael Fontana. El siguiente paso es que dentro del despacho no haya asientos asignados. En esta nueva etapa, Cuatrecasas ha digitalizado 87 toneladas de archivos en papel.

Normas