Clausura del congreso del Partido Popular

Rajoy pide acuerdos a la oposición porque "no es vender favores al Gobierno"

El PP confirmó ayer a María Dolores de Cospedal como secretaria general

El presidente del PP, Mariano Rajoy, besa a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal
El presidente del PP, Mariano Rajoy, besa a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal EFE

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha apelado hoy a los partidos de la oposición a que sean proclives a llegar a acuerdos porque ha subrayado que eso “no es vender favores al Gobierno”, sino pactar para atender las necesidades de los españoles y hacer posible la gobernabilidad.

Rajoy ha lanzado este mensaje en su intervención de clausura del XVIII congreso nacional del PP en el que ayer fue reelegido en su cargo de líder de este partido.

El jefe del Ejecutivo ha recalcado que, tras muchos meses de incertidumbre, lo más importante es “que el Gobierno pueda gobernar”, y ha resaltado que el Ejecutivo está obligado a dialogar “en el mismo grado que los demás”.

En este contexto, ha realizado continuos llamamientos al diálogo, recordando que el PP solo cuenta con 137 diputados en el Parlamento, y ha confiado en que se imponga la “sensatez” porque España necesita “estabilidad y certidumbre” tras un año de bloqueo político.

Además, ha puesto en valor la trayectoria del PP al servicio de los españoles y lo ha contrapuesto con el populismo que representan partidos como Podemos, formación a la que no ha citado en ningún momento. “Rechazamos los populismos en todas partes y los combatimos como se tiene que combatir, con las armas de la verdad, la buena gestión, la cercanía y la ejemplaridad”, ha proclamado.

No obstante, Rajoy ha obviado en su intervención la confrontación con Podemos, a los que no ha mencionado explícitamente en ningún momento. Sí que ha dicho a los españoles que la política “no es un cuento de hadas” y que hay que “remangarse” como ha hecho el Partido Popular estos años y “retirar los obstáculos” con sus propias manos.

De igual forma, Rajoy se ha dirigido a los catalanes “engañados” por el independentismo, a los que les ha asegurado que la ruptura de España no es una “poda agradable hecha por un amable jardinero” sino una “amputación terrible” que supondría la salida de Cataluña de la UE, de la zona euro y la “imposibilidad de sostener” servicios públicos esenciales y prestaciones sociales.

Rajoy ha reiterado que su gobierno no va a permitir un referéndum de independencia que nunca será legal porque se salta la Constitución Española y ha asegurado que el Gobierno va a trabajar para “cambiar esa dinámica”.

Primero, ha señalado, tratando de “recuperar las instituciones” catalanas para que no estén “al servicio del independentismo”; segundo, reconstruyendo la “cohesión interna” en Cataluña y tercero, tratar de alejar a la Generalitat de los “extremismos” que hoy son a su juicio determinantes “y que están poniendo en serio riesgo el modelo económico y social” de esta comunidad.

Con su discurso, el PP ha puesto fin a su congreso nacional. Un cónclave en el que Rajoy ha confirmado a María Dolores de Cospedal como secretaria general del partido, y ha elegido a Fernando Martínez-Maillo para ocupar el cargo de coordinador general y responsable electoral y de organización.

Rajoy anunció en la tarde del sábado los nombres elegidos para el nuevo comité ejecutivo nacional y también ha confirmado en sus puestos a todos los miembros del comité de dirección, de forma que mantiene como vicesecretarios a Javier Arenas, Javier Maroto, Pablo Casado y Andrea Levy.

“Son los que había, no los he cambiado. Lo han hecho bien, y en esta vida se cambia lo que no funciona, lo que funciona no”, ha subrayado el presidente del Gobierno tras anunciar su decisión.

En su discurso ante el plenario del XVIII congreso del PP, Rajoy ha pedido el apoyo de los compromisarios del PP para ser elegido de nuevo como líder del partido y ha asegurado ante ese reto: “Todavía puedo dar mucho más”.

“Sé lo que supone ser presidente del PP. Lo he sido y lo soy. Ha sido y es un enorme honor. He dado todo lo que he podido. Hoy quiero deciros que estoy en condiciones de decir que todavía puedo dar mucho más y estoy absolutamente convencido de ello”, ha afirmado.

.Además, ha defendido la unidad de su partido porque es “democrático y todas las voces cuentan”, y porque sabe “integrar las diferencias en un proyecto común”. No es que no haya diferencias, ha dicho, sino es que esas diferencias las incluye el Partido Popular en un proyecto en el que todos se sienten identificados, como ha sucedido en este congreso, a cuyas ponencias se han presentado 4.000 enmiendas. “A ver qué partido presenta 4.000 enmiendas a su congreso nacional”, ha apostillado.

Rajoy ha asegurado que lo que atrae a cada vez más gente al PP es precisamente que está cada vez “más unido”.

En un anterior encuentro esta mañana, Rajoy ha pedido a los jóvenes de su partido que hablen bien de España y de Europa frente al discurso derrotista de “chisgarabises de todo tipo”, partidos nuevos que surgen “por doquier”, y frente a la “moda” de resaltar lo negativo frente a los positivo.

Rajoy ha pasado un rato con las Nuevas Generaciones de su partido dentro del XVIII Congreso Nacional que celebra el PP y les ha dirigido unas breves palabras para animarles a seguir en política, que es “una actividad noble” aunque haya “gente que haga lo que no es debido, como en cualquier faceta de la vida”.

El presidente del Gobierno ha defendido a continuación España como “uno de los mejores países del mundo y el mejor para vivir”, mensaje que a su juicio hay que “repetir frente a aquellos que sólo ven las cosas negativas”.

Lo mismo ha dicho de Europa, sobre la que también “está de moda hablar mal”. “Surgen partidos por doquier que son nuevos, chisgarabises de todo tipo, pues hablemos bien de Europa porque ellos hablan mal”, ha instado, reivindicado el espacio europeo como exponente de la paz, la democracia y los derechos humanos.

Rajoy, además, ha calificado de “muy positivo” reconocer que los casos de corrupción han hecho daño al PP y ha subrayado en que actuarán “contra aquellas personas que no hagan lo debido”. Además, ha confiado en que “dentro de poco pase a ser historia”, de la “parte mala” de la historia del Partido Popular y “nunca más” vuelvan a sufrirla.

Así se ha pronunciado al ser preguntado qué va a hacer el partido en materia de corrupción. Precisamente, este viernes los cabecillas de la trama Gürtel, Francisco Correa, y Pablo Crespo, fueron condenados a 13 años de prisión. El Tribunal Superior de Justicia hizo pública la sentencia relacionada con las irregularidades en la contratación del expositor de la Generalitat en la Feria Fitur.

En el congreso también se han vivido polémicas. El pasado viernes, en la primera jornada del congreso del PP, Cospedal estuvo en el centro del debate en la ponencia Política y de Estatutos, al hilo de una enmienda presentada por un compromisario de Cuenca que pedía avanzar en la aplicación de la máxima 'un dirigente, un cargo' y que apuntaba directamente a la secretaria general del PP.

En concreto, el edil Francisco Risueño pedía que el artículo 9 de la ponencia Política y de Estatutos, relativa al régimen de incompatibilidades, respetara los siguientes criterios para acceder a cargos públicos o puestos de dirección: “En ningún caso podrá desempeñarse más de un cargo territorial de presidente o de secretario general del partido ni acumularse a éste más de un cargo de representación institucional, local, autonómica o nacional”. Esta enmienda fue rechaza por tan solo por 25 votos de diferencia.

A cambio, el PP sí que incluirá en sus Estatutos promover una “gradual separación y limitación” en la acumulación de cargos institucionales de Gobierno y partido. Se trata de una enmienda transaccional que ha pactado la dirección del partido con el portavoz adjunto en el Ayuntamiento de Madrid, Iñigo Henríquez de Luna.

Normas