Política monetaria

Inflación y crecimiento de la zona euro al alza, ¿cambiará de estrategia el BCE?

Los favorables datos macro empiezan a chocar con la política ultraexpansiva del BCE

Mario Draghi
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. EFE

Los datos macro han acaparado hoy la atención de los mercados. Con permiso de la sombra de Donald Trump, la protagonista ha sido la inflación de la zona euro, que subió siete décimas en enero hasta situarse en el 1,8%, cada vez más cerca del 2% que el Banco Central Europeo (BCE) considera ideal y tiene como objetivo. Igualmente, se ha publicado el PIB preliminar de la zona euro, que arroja un crecimiento de la economía del bloque del 0,5% en el cuarto trimestre. Las cifras empiezan a poner contra las cuerdas al presidente del BCE, Mario Draghi, y su política ultraexpansiva de tipos cero y medidas de estímulo. La aceleración del IPC y del crecimiento reabre cuando menos el debate sobre un hipotético cambio de estrategia del BCE, apuntan en el departamento de análisis de Bankinter.

La autoridad monetaria no solo mantiene sus medidas de estímulo para apoyar el crecimiento y reconducir la inflación (hace tan solo unos meses en niveles negativos), sino que el pasado diciembre Draghi decidió prorrogar el programa de compra de deuda más allá de marzo, hasta finales de 2017, aunque para el tiempo extra redujo el importe en 20.000 millones de euros, de 80.000 a 60.000 millones. Los mercados se han acostumbrado a las dosis de estímulos del BCE y entran en pánico cada vez que se sugiere un recorte de los mismos. Sin embargo, con los datos sobre la mesa, el organismo, encargado sobre todo de velar por la estabilidad de precios, se está viendo cada vez más presionado para comenzar el ‘tapering’.

Es la elevada incertidumbre por los riesgos políticos, especialmente tras la dimisión de Matteo Renzi el pasado diciembre y las elecciones en países como Holanda, Francia y Alemania que se avecinan estos meses, la excusa que puede servir para dilatar la política monetaria expansiva. Pero las cifras macro chocan cada vez más con la respiración asistida que ha brindado el BCE en los últimos años. Sin embargo, algunos analistas sostienen que el repunte de la inflación obedece al efecto de la energía y es coyuntural. “No creemos que se mantenga a lo largo de todo el año”, apuntan en Renta 4, que esperan estabilidad en el precio del petróleo en torno a 55 dólares el barril, “por lo que el efecto base si irá diluyendo a medida que avance el año y la comparativa se haga más homogénea”. La firma reconoce eso sí que “provocará previsiblemente disensiones dentro del seno del BCE, sobre todo desde Alemania, que probablemente exigirán poner freno a las compras de deuda del BCE”.

Desde Link Securities indican que “la inflación será una de las claves para los mercados en los próximos meses ya que su repunte puede terminar condicionando las actuales políticas monetarias laxas de los bancos centrales”.

El BCE continúa con sus compras de deuda y ayer adquirió 1.900 millones de euros en bonos corporativos, elevando el importe total acumulado a 58.800 millones de euros. En deuda pública, se hizo con 16.900 millones de euros, totalizando desde el inicio de las compras 1,32 billones de euros. En su última cita, Draghi se comprometió a ampliar el Quantitative Easing (QE) en importe y/o duración si fuese necesario, y puso en foco en la inflación subyacente en vez de en la general. Según el dato publicado hoy, la inflación interanual subyacente -que excluye los precios de la energía y los alimentos frescos- de la zona del euro se mantuvo en el 0,9%, la misma cota alcanzada en diciembre.

  • Reuniones de bancos centrales

Si bien esta semana se reúnen el Banco de Japón (BOJ), la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra (BoE), el BCE lo hará el próximo 9 de marzo. De momento, el BOJ ha mejorado las perspectivas de la economía nipona y ha mantenido sin cambios la política monetaria . Y desde Ebury sostienen que la Fed de Estados Unidos no anunciará este miércoles cambios en política monetaria ni dará novedades en las expectativas de subida de tipos". Sin embargo, la firma cree que el tono agresivo de algunos de los miembros "no ha sido totalmente descontada por el mercado, con lo cual se podría producir una apreciación significativa del dólar en la segunda mitad de la semana”.

Para Oliver Adler, responsable de estudios económicos en IWM (banca privada de Credit Suisse, "los próximos años serán decisivos en la relación a la dirección futura de las políticas monetarias de los bancos centrales, dependiendo de los acontecimientos políticos y económicos. Creemos que hay que profundizar en el debate acerca del futuro de la política monetaria".

Normas