Breakingviews

Problemas para las empresas coreanas

El posible arresto del heredero de Samsung predice una dureza similar con Lotte o SK Group

Jay Y. Lee, vicepresidente de Samsung, el jueves pasado en Seúl.
Jay Y. Lee, vicepresidente de Samsung, el jueves pasado en Seúl.

El sufrimiento de los chaebol (conglomerados empresariales) surcoreanos puede producir ganancias a los accionistas. Los fiscales han solicitado una orden de arresto contra el heredero de Samsung, Lee Jay-yong, en el marco del escándalo de corrupción nacional que afecta a la destituida presidenta Park Geun-hye. Aunque los problemas legales no son nuevos para los chaebol –en su mayoría empresas familiares–, la influencia de Samsung, que genera ingresos equivalentes al 17% del PIB del país, hacía inconcebible meter a Lee en la cárcel. Su padre fue condenado a una pena de prisión en 2008, pero acabó evitándola.

La situación actual es diferente, pues la presidenta está suspendida en sus funciones mientras se desarrolla un proceso de destitución contra ella. Si un tribunal confirma la orden contra Lee, y este termina en la cárcel por soborno, malversación y perjurio, por un acuerdo que reforzó su control de Samsung Electronics, el grupo en general sufriría un doloroso vacío de liderazgo.

Para Corea del Sur S.A. las consecuencias pueden ser un impulso real y duradero a la reforma corporativa

Lee se preparó durante años para hacerse con el imperio y se convirtió en el líder de facto de Samsung en 2014 cuando su padre sufrió un ataque al corazón. Desde entonces, Lee padre no ha sido visto en público, pero sigue siendo nominalmente el presidente. Por tanto, no hay un claro candidato a rellenar un vacío adicional.

Si Corea está dispuesta a perseguir duramente a Samsung, tampoco tendrá misericordia con otros grupos atrapados en el escándalo, como Lotte (conocido por sus empresas de alimentación) y SK Group (con empresas de energía y telecomunicaciones). Para Corea del Sur S.A., sin embargo, las consecuencias pueden ser un impulso real y duradero a la reforma corporativa, que obligue a los jefes de los chaebol a tener mejor comportamiento y a poner los intereses de los accionistas antes que los suyos. Las acciones de Samsung no tuvieron un día especialmente malo: cayeron un 2% ayer lunes. Algunos inversores pueden estar valorando los beneficios a largo plazo.

Normas