Entretenimiento

¿Será 2017 otro año de Disney en las taquillas?

La apuesta por las aventuras, con Lucasfilm y Marvel Studios, le ha salido rentable

Star Wars
Fotograma del Episodio VII de Star Wars.

Walt Disney Pictures, el estudio de cine propiedad de The Walt Disney Company, le arrebató en 2016 a Universal Pictures el cetro de la productora más taquillera del mundo. Y lo hizo, además con cifras de récord: logró rebasar los 7.000 millones de dólares (6.683 millones de euros, al cambio actual) de recaudación en un solo año, algo que nadie había logrado hasta la fecha.

Star Wars: Episodio VII - El despertar de la fuerza, estrenada en diciembre de 2015, contribuyó a engrosar las arcas de la compañía con la que hasta ahora es la tercera película más taquillera de todos los tiempos (2.068 millones de dólares, unos 1.973 millones de euros). La puntilla del año la dio otra película relacionada con el universo imaginado por George Lucas. Rogue One, lanzada el 16 de diciembre, ha recaudado ya más de 700 millones de euros en las apenas tres semanas que lleva en cartel, según datos del portal especializado Box Office Mojo.

El buen rendimiento de otras cintas, como Buscando a Dory (Pixar), Capitán América: Civil War y Doctor Strange (Marvel) o Zootrópolis (Disney Animation) han permitido a la compañía fundada por el creador de Mickey Mouse superar con holgura al resto de los grandes estudios. El dominio de Disney ha sido tal que colocó seis de sus cintas entre las diez más taquilleras del año, incluyendo las tres primeras posiciones.

Un proyecto a varios años vista

Los fans de la Guerra de las Galaxias recibieron con una mezcla de alegría y temor la noticia de la adquisición de Lucasfilm por parte de Disney. Eso significaba que habría más películas, aunque se corría el riesgo también de que el lanzamiento de demasiadas entregas desvirtuara una de las sagas más exitosas de todos los tiempos.

Disney no tardó en anunciar la producción de seis películas: una tercera trilogía que completará la historia original y otras tres películas que transcurren de forma paralela en ese universo. No se sabe si luego vendrán más. Series de animación y videojuegos se están encargando también de expandir el mundo creado por George Lucas.

Donde sí parece haber metraje para años es en el flanco de Marvel. La compañía prepara al menos cinco estrenos más entre 2018 y 2019. La buena acogida que tiene la mayoría de estas películas (tres de ellas, las dos de Los Vengadores e Iron Man 3, se cuentan entre las diez cintas más taquilleras de la historia) hacen pensar que, salvo hecatombe, el maná de los superhéroes seguirá alimentando las arcas de Disney por mucho tiempo. Teniendo en cuenta que con Marvel Studios adquirió los derechos de más de 5.000 personajes, Disney tendrá donde escoger mientras la fórmula funcione.

La combinación entre películas de animación para el público infantil y cintas de aventuras, que también atraen a espectadores mayores, está funcionando. ¿Seguirá permitiéndole a Disney extender su reinado en las taquillas un año más? La compañía aspira a lograrlo gracias a algunos de los estrenos más esperados del año. El más importante de 2017 será el Episodio VIII, la segunda entrega de la nueva trilogía de Star Wars, cuyo título todavía se desconoce y cuya recaudación se espera similar al capítulo anterior de la saga. En la película aparecerá la fallecida Carrie Fisher (la princesa Leia), por cuya defunción Disney cobrará 47 millones al haber suscrito una póliza que aseguraba su participación hasta el Episodio IX.

En el apartado de superhéroes, los platos fuertes serán la secuela de Guardianes de la Galaxia (2015), cuya primera parte superó los 700 millones de euros en taquilla, la tercera de Thor y el enésimo relanzamiento de Spiderman. La nueva versión de La Bella y la Bestia y el regreso de la millonaria saga Piratas del Caribe (acumula más de 3.700 millones de recaudación) con La venganza de Salazar, esta vez con Javier Bardem en el reparto, pueden volver a colocar a Disney por delante del resto de grandes estudios.

De Pinocho a Thor y R2-D2

La apuesta de Disney por las cintas de aventuras se ha revelado como un negocio redondo. La compañía supo ver a tiempo el tirón de las películas de superhéroes y en 2009 compró Marvel Studios, dueña de los derechos de la mítica editorial de comic, por 2.800 millones de euros. Desde entonces se han estrenado 12 cintas, de las que cuatro de ellas han generado más de 5.000 millones, según datos de Box Office Mojo.

En 2012, los estudios responsables de cintas como La cenicienta o Fantasía decidieron comprar también Lucasfilm, la compañía responsable de los derechos del vastísimo universo creado por George Lucas. Según algunos cálculos, desde el estreno de La guerra de las galaxias: Episodio IV - Una nueva esperanza (1977) hasta antes de lanzar la tercera trilogía, la franquicia sumaba más de 30.000 millones de euros en ingresos entre taquilla, videojuegos y merchandising. Disney se hizo con la franquicia por 3.700 millones, menos de la mitad de lo que generará solo el primero de los estrenos de la nueva etapa (Episodio VII) entre taquilla y demás productos asociados.

Con ambas adquisiciones más que rentabilizadas, el reto de Disney es ahora seguir estirando la gallina de los huevos de oro que tiene con Star Wars y Marvel sin llegar a hastiar al público. Por lo pronto, se ha asegurado a un público fiel, el de los millones de seguidores de ambos universos imaginarios, que solo perderá si la calidad de las cintas decae.

Normas