Breakingviews

Habrá más rescates bancarios en Europa

Es difícil pensar en un candidato más claro a la liquidación que Monte dei Paschi, así que se harán más recapitalizaciones

Jens Weidmann, presidente del Bundesbank.
Jens Weidmann, presidente del Bundesbank.

El rescate de Monte dei Paschi ha dado donde duele al nuevo sistema europeo de rescate bancario. El Estado italiano financiará tres cuartas partes de los 8.800 millones de euros del rescate, en lugar de liquidar el banco. El problema es que es difícil pensar en un candidato más claro a la resolución.

Las autoridades europeas piensan que pueden cuadrar el círculo. Monte dei Paschi (MPS) está usando una cláusula de la Directiva europea de Recuperación y Resolución Bancaria (DRRB), que permite a los Gobiernos colocar capital en bancos considerados solventes. La cláusula se aplica cuando un banco falla en un test de estrés.

Vincular la solvencia a los tests de estrés tiene sentido, pero aumenta los riesgos si los tests son demasiado generosos

Sin embargo, hay debate sobre si MPS reúne los requisitos. Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, ha planteado dos cuestiones: ¿Era necesario el rescate para remediar una “grave perturbación”? ¿Y se usaría el capital del Gobierno para cubrir las probables pérdidas?

Por desgracia, es difícil decir quién tiene razón. El requisito de solvencia más básico, tal como lo juzga el BCE, es que el banco debe cumplir los estándares de capital mínimo y sufrir pérdidas solo en un escenario adverso. MPS los cumple. Sin embargo, hoy es posible ser solvente, pero no sólido. Las probables pérdidas de la esperada venta de préstamos incobrables lo dejarían con una ratio de capital cómun Tier 1 inferior al 7%, más que cubierta por su deuda dudosa.

Las normas europeas son, probablemente, deliberadamente vagas. La DRRB no define lo que es “perturbación grave” o “pérdidas probables en el futuro próximo”. Vincular la solvencia a los tests de estrés tiene sentido, pero aumenta los riesgos si los tests son demasiado generosos.

La Comisión Europea podría justificar un enfoque más duro. Una liquidación de MPS podría no haber desencadenado el caos financiero, pero sí consecuencias difíciles. El Gobierno italiano tendría que rescatar bancos más fuertes, y el antieuropeísmo en el país podría crecer de cara a las elecciones.

Si MPS es el modelo, los funcionarios y reguladores europeos preferirán utilizar la vía de recapitalizaciones cautelares, en lugar de la resolución, excepto en casos extremos. La era de los rescates no está muerta para siempre.

Normas