Entidades financieras

Bankia hará un examen a 5.500 empleados para adelantarse a las normas de Bruselas

La entidad formará al 61% de su fuerza comercial con el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) y el Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF)

Bankia
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, en la junta de accionistas de 2016.

Bruselas se ha plantado ante la falta de formación de los empleados de banca. Exigirá conocimientos a cualquiera que abra la boca delante de un cliente desde el 1 de enero de 2018. Bankia ha firmado un acuerdo con el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) y el Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) para formar a unos 5.500 empleados, seis de cada diez de los que forman su fuerza comercial.

BBVA, CaixaBank y Santander. Los tres grandes bancos ya han puesto en marcha sus planes de formación para cumplir con los requerimientos de la segunda edición de la directiva Mifid, la evolución de la normativa que se activó a finales de 2007 para que los mercados funcionen mejor.

La regulación entra en vigor en enero de 2018 y exigirá unas competencias mínimas para el asesoramiento y la comercialización de productos financieros. Los empleados que hablen con los clientes deberán tener unos conocimientos financieros mínimos y de los productos sobre los que informan o asesoran.

Bankia ya tiene también diseñada también su hoja de ruta. La entidad financiera que preside José Ignacio Goirigolzarri ha firmado un acuerdo con el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) y con el Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) para formar entre el presente mes y el próximo julio a directores, subdirectores, gestores y técnicos. En total, serán 5.500 personas de las alrededor de 9.000 que constituyen su fuerza comercial. El curso constará de 114 horas de formación repartidas en 12 módulos y tendrá dos fases: una de preparación de 24 semanas y una fase de certificación, de seis semanas adicionales, que estará enfocada a preparar el examen de certificación. El programa combinará la formación presencial y a través de internet.

La CNMV aún tiene que aclarar las exigencias

Las directrices del supervisor europeo marcan dos niveles. Las personas que ofrecen información de productos y las que además proporcionan asesoramiento. Pero los requerimientos de conocimientos son muy similares. A las primeras se les exigen 10 puntos; entre ellos, que conozcan las características y los riesgos de los productos, que sean conscientes de los costes para los clientes de los artículos financieros y que tengan conocimientos básicos para su valoración.

Los trabajadores que den consejos concretos de inversión deberán “conocer cómo el producto puede no ser adecuado”, que sepan los requisitos de idoneidad y que conozcan principios de gestión de carteras. La CNMV está trabajando sobre el tema para definir en las próximas semanas las exigencias para los empleados de banca. A cierre de 2015, eran 197.830, y la norma afectará a más del 50% de ellos.

Los empleados que hagan los cursos recibirán dos títulos: la certificación de Experto en Asesoramiento Financiero, del IEAF, y el título universitario de Especialista en Banca y Asesoramiento Financiero, otorgado por CUNEF.

La plantilla de Bankia incluía a cierre de septiembre a 13.478 personas, si bien una parte de ellas está adscrita a servicios centrales y no prestan servicios ni de asesoramiento ni de información. No necesitan, por lo tanto, ningún tipo de formación específica sobre esta materia.

El cuarto banco español por capitalización, con unos 11.300 millones, ya contaba con 450 trabajadores formados al más alto nivel. En general, estos empleados eran expertos financieros de las oficinas especializadas en asesoramiento y gestores de banca privada. Ya durante el año pasado realizaron los cursos para obtener los certificados de la asociación europea de asesoría y planificación financiera y patrimonial (EFPA, por siglas en inglés) de nivel 2.

Bankia contará por lo tanto con más del 66% de su fuerza comercial con un título que acredite su formación antes de que finalice el presente ejercicio.

Este programa se une a los que ya han puesto en marcha BBVA, CaixaBank y Santander. El banco que preside Francisco González ha certificado a más de 10.000 profesionales de los 11.300 que necesitan el título. Es EFPA la que valida los conocimientos de su fuerza comercial. BBVA certifica a sus profesionales con otros títulos, como los de analista financiero CFA (chartered financial analyst), CAIA (chartered alternative investment analyst) y otros.

CaixaBank también tiene los deberes muy avanzados. En julio de 2014, firmó un acuerdo con la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y con el Chartered Institute for Securities & Investment (CISI) para que ambas entidades certificaran la formación en asesoramiento financiero de los directores y gestores de banca personal de CaixaBank. La entidad cuenta con unos 8.000 empleados en posesión del título y en este año se certificarán alrededor de 1.000 empleados más. Su objetivo es llegar a 2018 con el 100% de los trabajadores que se dedican al asesoramiento con la acreditación requerida.

Santander, con una plantilla de unos 20.000 trabajadores en España, se ha puesto en manos del IE Business School para que se encargue de la formación de su fuerza de ventas. En el programa también participa Financial Times. Los profesionales que pasarán por el programa serán más de 11.000, lo que supone en torno al 55% del total de su plantilla.

La directiva abre la puerta a que un empleado sin la formación adecuada pueda desempeñar las labores de asesoramiento e información por un máximo de cuatro años siempre que están bajo la supervisión de un trabajador con la cualificación y la experiencia adecuadas.

 

Normas