Materias primas

El 'rally' del petróleo, sujeto a la palabra de la OPEP

El precio del petróleo se ha duplicado desde los mínimos de 12 años marcados en enero

El petrloleo Brent en el año Ampliar foto

Las materias primas, con el petróleo a la cabeza, han dado una de las grandes sorpresas positivas de 2016. Después de un inicio de año difícil, en el que las dudas sobre el crecimiento de la economía china derrumbaron los precios y llevaron al crudo a mínimos de los últimos doce años, el conjunto del sector ha remontado con fuerza, apoyado en el avance del crecimiento global, China incluida, que ha contribuido además a encontrar un punto de mayor equilibrio entre oferta y demanda.

Frente a las pérdidas del ejercicio precedente, Citi señala que “la gran mayoría de las materias primas termina 2016 en territorio positivo, dejando rentabilidades notables para los inversores por primera vez en seis años y con una perspectiva de incluso mayores retornos en 2017 y 2018”. Para el banco estadounidense, este positivo horizonte que ofrecen las materias primas es, de hecho, el aspecto más destacado de cara al año que comienza. “La sobredemanda de materias primas en general que han inducido los elevados precios en la primera década de este siglo está encontrando por fin un punto de equilibrio”, añade.

El gran protagonista del año ha sido el petróleo. Se anota un repunte superior al 50% en el barril de Brent, que duplica así su valor desde los mínimos a los que se hundió en enero hasta el entorno de los 56 dólares. En este rally ha sido determinante la expectativa de un recorte de producción que finalmente se materializó en la reunión de la OPEP del pasado 30 de noviembre, en la que se acordó la primera rebaja desde 2008. Una vez superadas las diferencias entre Arabia Saudí e Irán, el cártel de países petroleros acordó rebajar su bombeo de crudo hasta 32,5 millones de barriles al día a partir de enero de 2017, lo que suponía entonces una reducción de 1,2 millones de barriles.

Aun así, el cártel deberá incrementar su recorte para cumplir con la producción pactada después de que durante el mes de noviembre la OPEP registrase un suministro récord de 33,87 millones de barriles al día. Surge aquí el primer gran desafío para una organización que no ha sido muy disciplinada en el cumplimiento de sus acuerdos y sobre la que asoman las dudas de si mantendrá con firmeza el recorte pactado. Una primera reunión para vigilar el cumplimiento del pacto de bajada de producción, al que también se suman otros países ajenos a la OPEP como Rusia, se celebrará ya en enero.

Tras el intenso rally de 2016, el avance del precio del petróleo en 2017 va a quedar sujeto, por tanto, a que los países productores cumplan su compromiso de reducción. Credit Suisse se muestra optimista y confía en que el precio del barril de Brent suba a los 62,5 dólares a finales de 2017 y a una media de 65 dólares en 2018. Basa su pronóstico en una demanda sostenida de Estados Unidos y el resto de economías desarrolladas, que acapararán entre el 20% y el 45% de la demanda global, en la que pesará el impulso económico que se espera de las políticas de Donald Trump. Julius Baer se muestra, en cambio, escéptico sobre la disciplina de la OPEP en su recorte y cree que el petróleo se mantendrá con esfuerzo sobre los 55 dólares. Para Goldman Sachs, el Brent podría subir a los 59 dólares en el primer semestre del año.

Normas
Entra en El País para participar